El mundo del detailing; detailer a la fuerza

Tres fines de semana, o lo que vienen siendo algo más de 20 horas es el tiempo que he durado como detailer. 20 horas de posturas acrobáticas, de alguna que otra agujeta y de cambios de pad’s y polish para terminar agotado y gritando a todo el que me cruzaba que nunca más volvería a hacer algo así. Pero empecemos por el principio y el porqué del título de la entrada de hoy.

Si bien es cierto que el mundo del detailing está cada vez más de moda, no era para nada algo que yo me había propuesto probar, al menos no en un coche con 20 años (y sí, estoy hablando del más “joven”) el cual mantenía aún un sorprendente buen estado, tanto en la carrocería como en su interior. Y digo bien mantenía porque eso era antes, antes de que me cargara por completo todo. Aún lo recuerdo como si fuese ayer, y vuelvo a sentir esa rabia que me entró al ver lo que había pasado.

Sigue leyendo