Deportivos V6

Esta vez queremos desde 4Wheels 4Fun hablar de aquellos coches deportivos “de verdad”, de los de antes, de los que no tenían problemas a la hora de sacar su potencia a base de cilindros (6 en este caso) y de cilindradas grandes, no a base de un 1.0 turbo. Y por una vez prometemos no hablar de los BMW E36, palabrita. Más que nada porque llevan 6 pucheros pero uno detrás de otro, en fila india 😉

¿Por qué un V6?, os estaréis preguntando. Muy bien, para el que esto escribe los motores de 6 cilindros son unos motores que ya van bastante redondos, que suenan maravillosamente bien y que pueden tener una potencia bastante curiosa. Sí, los V8 irán mejor, los V10 más aún, pero se trata de buscar deportivos que un Petrolhead con un sueldo normalito pueda permitirse sin descapitalizarse en exceso.

Maserati V6

No, probablemente tampoco podremos tener un Maserati… ¿O sí?

Recordad también que el bolsillo de un Petrolhead medio como nosotros es limitado, por lo que no me vale poner de ejemplo de deportivos con V6 un Honda NSX o un Nissan GT-R, ¡que os conozco!

Sigue leyendo

Compactos por menos de 20.000 euros

Creo que no miento a nadie cuando digo que llega un momento en la vida de todo quemado en el que quiere aspirar a más en lo que a conducir se refiere y justo en esa etapa me encuentro yo ahora mismo. No es que esté aburrido del Compact ni mucho menos, sino más bien cansado de su falta de “gadgets”. Llevo unos meses pensando en comprar algo diferente, otro estilo de coche, pero también algo más nuevo. Existen bastantes opciones en el mercado actual que me llaman mucho la atención, bien por su potencia o por su comportamiento, con lo que una pequeña lista de los coches del momento me ayudará a dejarme un poco más claras las ideas y con un poco de suerte, ayudaros a vosotros en un futuro.

104241d1420037353-if-only-r56-brg-ii-looked-like-this-mini-jcw-wc50-01

Partiendo de la base de que lo que estoy buscando es un daily compacto pero a su vez con cierto picante, la mayoría de las opciones se reducen a coches de  tracción delantera, cosa que a mí no me desagrada para nada pero que entiendo que muchos de vosotros penséis que es un sacrilegio y que la potencia debe entregarse sí o sí a las ruedas traseras. Pero ¿sabéis qué? Ese es otro debate en el que estaré encantado de discutir en futuras entradas.

Sigue leyendo

El drifting y lo que ha supuesto en la puesta a punto de los coches

Quien más quien menos, todos hemos visto algún video de Top Gear o de Chris “Monkey” Harris probando coches. Como te habrás percatado, suelen deleitarse (y deleitarnos) con unos derrapes largos y espectaculares, donde el humo desprendido por los neumáticos muestran la trazada que han seguido, además de las consabidas marcas negras en el asfalto, claro está.

Ghris Harris La Ferrari

Harris haciendo de las suyas en un LaFerrari.

Tal es el éxito de este tipo de videos, que poco a poco ha ido calándonos la idea de que para divertirse conduciendo, has de ir siempre de lado. Pero, ¿es así? Bien, empecemos desde el principio.

Sigue leyendo

Esos clásicos molones

Como buen aficionado a los coches nacido en los años 80 (bueno, un poco antes, pero mantengamos mi edad en el anonimato), siento especial devoción por los coches clásicos. Coches que, de una manera o de otra, han formado parte de la historia del automóvil: unos han sido más populares y otros apenas son ejemplares de coleccionistas, pero son coches que, al fin y al cabo, nos hacen levantar la vista de nuestro volante cada vez que vemos uno por la calle.

Shelby GT 500

Eleanor. Sobran las presentaciones.

Pero ¿qué es un clásico? ¿Todos los coches pueden ser considerados clásicos? Aquí nos vamos a encontrar con multitud de opiniones, desde un bando que opina que un coche, desde el momento que tiene más de 20 años, se puede considerar como clásico; mientras que el otro bando defiende que para que un coche sea clásico debe haber sido un coche que haya significado una parte importante en la historia del automóvil. Vamos a verlo.

Sigue leyendo

Experiencias extrañas: con un Ford Orion de tramos

Pongámonos en situación. Año 2010. Todavía no tenía el Clio 197 que tantas alegrías me ha dado hasta ahora (y seguirá dando durante un tiempo al menos), de hecho, aún ni me planteaba la idea de poseer un “pepino” por el estilo. Hacía menos de un año que me había sacado el carnet y por fin iba a tener un coche que podría considerar mío, a pesar de que en realidad sería de toda la familia; un Ford Orion Ghia, con un motor 1.6 de 16 válvulas que rendía 90 caballos cuando salió de fábrica en 1993, de los cuales unos cuantos se habían “escapado” para no volver.

IMG-20160521-WA0013

Éstas son las espectaculares vistas que ofrece el Orion. Muy noventero todo.

El coche había sido de mi tío (en casa no hemos tenido coches nunca) y ya lo había podido conducir de lunes a viernes mientras mi tío se informaba sobre el que sería su próximo coche. Así pues, el quemado de la familia ya tenía su primer “hierro”.

Sigue leyendo