Cerrado por vacaciones

Bueno, cerrado no, no del todo al menos, pues el blog seguirá estando disponible para todos los que queráis visitarlo y (re)leer antiguas entradas.

cerradovacaciones

Grandísimo cartel. Aunque nosotros sí que estamos enfermos; tenemos gasolina en las venas…

Nos tomamos de “descanso” el mes de agosto, pues muchos de vosotros haréis lo propio, mientras trabajamos en la sombra para volver en septiembre con el depósito lleno de 98, como tiene que ser.

Sigue leyendo

El mundo del detailing; detailer a la fuerza

Tres fines de semana, o lo que vienen siendo algo más de 20 horas es el tiempo que he durado como detailer. 20 horas de posturas acrobáticas, de alguna que otra agujeta y de cambios de pad’s y polish para terminar agotado y gritando a todo el que me cruzaba que nunca más volvería a hacer algo así. Pero empecemos por el principio y el porqué del título de la entrada de hoy.

Si bien es cierto que el mundo del detailing está cada vez más de moda, no era para nada algo que yo me había propuesto probar, al menos no en un coche con 20 años (y sí, estoy hablando del más “joven”) el cual mantenía aún un sorprendente buen estado, tanto en la carrocería como en su interior. Y digo bien mantenía porque eso era antes, antes de que me cargara por completo todo. Aún lo recuerdo como si fuese ayer, y vuelvo a sentir esa rabia que me entró al ver lo que había pasado.

Sigue leyendo

Experiencias extrañas: con un Ford Orion de tramos

Pongámonos en situación. Año 2010. Todavía no tenía el Clio 197 que tantas alegrías me ha dado hasta ahora (y seguirá dando durante un tiempo al menos), de hecho, aún ni me planteaba la idea de poseer un “pepino” por el estilo. Hacía menos de un año que me había sacado el carnet y por fin iba a tener un coche que podría considerar mío, a pesar de que en realidad sería de toda la familia; un Ford Orion Ghia, con un motor 1.6 de 16 válvulas que rendía 90 caballos cuando salió de fábrica en 1993, de los cuales unos cuantos se habían “escapado” para no volver.

IMG-20160521-WA0013

Éstas son las espectaculares vistas que ofrece el Orion. Muy noventero todo.

El coche había sido de mi tío (en casa no hemos tenido coches nunca) y ya lo había podido conducir de lunes a viernes mientras mi tío se informaba sobre el que sería su próximo coche. Así pues, el quemado de la familia ya tenía su primer “hierro”.

Sigue leyendo

Dogleg para todos

Hace un tiempo tuve la oportunidad de conducir una Nissan Trade por motivos de trabajo. Además de un cuadro de instrumentos que informa de todo (tenía hasta voltímetro) y de un freno de mano que consiste en un cable con un tirador (nada de palancas, como llevan casi todos los coches), me llamó la atención la caja de cambios, y no sólo porque las relaciones eran cortísimas (más cortas que las de mi Clio, incluso), sino por el tipo de caja de cambios que era.

ccb77bc1b5d547b2a5ed61db9b338683

La Trade que yo conduje tenía lona, no una plataforma, pero ésta mola más. Y sí, soy un virtuoso del Paint.

Se trataba de una caja de cambios con una disposición muy poco habitual. Era una caja de cambios tipo dogleg, algo que nunca había probado hasta entonces. Fue curioso ver que una característica tan “deportiva” encontrase su lugar en un vehículo pensado para trabajar, y que coches más o menos “gordos” no la equipasen. Pero, ¿qué es el dogleg?

Sigue leyendo

Experiencias extrañas: Conduciendo un kart sobre hielo

El pasado 26 de marzo tuve la oportunidad de tener una de las experiencias más peculiares de mi vida, la de conducir un kart… ¡sobre hielo!

Todo empezó cuando un par de semanas antes vi un anuncio en el periódico (sí, en papel) de algo que en un principio me descolocó por completo. No daba crédito a lo que mis ojos estaban viendo. ¿A quién se le ocurrió la locura de sumar un vehículo que ya de por sí es juguetón y hielo? Recordemos que el kart es tan divertido porque básicamente son “4 tubos”, 4 ruedas, un volante, dos pedales y un motor. Carece de suspensión y diferencial, y además cuenta con una batalla corta y un asiento que hace que tu culo vaya a escasos centímetros del asfalto (o hielo, en este caso).

txuri2

Así suele lucir la pista de hielo cuando no hay partidos de hockey.

Tras hablarlo con los amigos y mi hermano, decidimos que teníamos que probarlo (sí, era una obligación), así que reservamos la tanda.

Sigue leyendo

Carreras en la nieve. Crónica de unas no-tandas

Como sabéis, el pasado 27 de febrero tenía planeado participar en unas tandas que organizaban los chicos de Fast and Nice en el circuito de Kotarr. Antes de eso, la idea era la de juntarse en un lugar y participar en una ruta cuya meta sería el trazado burgalés.

DCIM104GOPRO

Así es la recta de Kotarr .

Pero, una semana antes del evento empezaron a llegar noticias sobre las previsiones meteorológicas para ese día, y mi corazón empezó a acelerarse, en una mezcla de nerviosismo y ganas, ya que esas previsiones anunciaban lluvia, y lo que realmente aumentó mi ritmo cardíaco, nieve.

Sigue leyendo

SUVs: ¿nos estamos volviendo locos?

Ante el éxito del que están disfrutando los SUVs de diferentes tamaños y precios, quiero explicaros cuál ha sido mi experiencia con ellos (bueno, con uno en concreto).

bmw-x3

Por circunstancias de la vida, he tenido la “suerte” de conducir un BMW X3 3.0xd en diferentes ocasiones, habiéndolo probado por ciudad, autovías y autopistas, incluso en puertos de montaña donde se disputan rallyes y subidas, cuyo trazado es sinuoso y estrecho.

Sigue leyendo