II San Sebastián Circuit Spirit

Con la idea de promocionar la ciudad de San Sebastián y aprovechando el turismo de alta capacidad económica que recalaba allí, se creó el Gran Premio de San Sebastián, que se celebraría en las décadas 20 y 30 del pasado siglo. Esta carrera, que empezó a disputarse en 1923 con motivo de la segunda Feria de Muestras de San Sebastián y que pasaba por los lugares que el ayuntamiento deseaba dar a conocer, como el hipódromo, también discurría por los pueblos aledaños a la ciudad donostiarra.

Lasarte_GP_Guipúzcoa_1929-07-28-1111780_o

Pueblos como Andoain, Hernani, Urnieta, Oria o Lasarte, que daba nombre al circuito (nada que ver con el trazado de Le Mans, aunque el parecido es curioso) vieron correr por sus calles nombres tan ilustres como Rosemeyer, Chiron, Nuvolari, Varzi o Caracciola y bólidos de marcas con tanto pedigrí como Bugatti, Maserati, Alfa Romeo, Auto Union (para la cual trabajaba un tal Ferdinand Porsche), Hispano-Suiza, Mercedes-Benz o Ford. El Circuito de Lasarte llegó a acoger, entre otros, el GP de España, el GP de Europa, el GP de San Sebastián y el Criterium de las 12 horas.

Por desgracia, después de tantos años muy poca gente conoce esta parte de la historia del automovilismo, y apenas quedan vestigios que nos recuerdan que hubo una época en la que había aguerridos pilotos jugándose el pellejo a casi 300 km/h por los caminos que hoy usamos para ir al trabajo. Solo algunos detalles como la calle “Zirkuitu kalea”, el pabellón Merkabugati y un siempre abarrotado asador de pollos con el nombre de la marca francesa (que se encuentran en el lugar en el que en su día existía una curva con dicho nombre) o un mural nos hacen revivir estas hazañas.

DSC_0383

El mural que nos recuerda que “estamos” en un circuito.

Afortunadamente, hay gente que se niega a dejar en el olvido una historia tan emocionante. El San Sebastián Circuit Spirit nace con ese espíritu, y lo hace de la mejor manera posible.

Vehículos venidos de todas partes del globo se juntan en la ciudad, coches de los años 20 hasta la actualidad, todos con un interés histórico y/o deportivo, para disfrutar con ellos por una ruta de ensueño que conjuga mar y montaña, que en esta segunda edición serpenteaba por carreteras de Gipuzkoa y Navarra y cruzaba el antiguo Circuito de Lasarte, con una parada en la antigua línea de salida/meta.

Como no podía ser de otra forma en un evento tan relacionado con el automovilismo, el San Sebastián Circuit Spirit aprovecha la ocasión para realizar unos tramos cronometrados “a la italiana”, en los que los participantes deben mantener una media de velocidad concreta en zonas de hasta 1 km delimitadas por la organización y señalizadas debidamente en el rutómetro, siempre por debajo de los 50 km/h y respetando las normas de circulación.

DSC_0228

El coche que enamoró a mi hermano.

¿Y cómo venirse a estas tierras y no disfrutar de su gastronomía tan reconocida? La jornada incluye una comida justo después de la primera sección del recorrido (en Venta de Etxalar este año), y una cena de clausura en la que se reparten los trofeos (para los 3 mejores de cada categoría en los tramos cronometrados, participantes más veteranos, club con más vehículos participantes y vehículo más antiguo de cada categoría) y en la que poder disfrutar de las anécdotas que seguro habrá en un día tan especial como este.

Esta experiencia, reservaba para 120 participantes como máximo, permite, como os decía antes, unir a vehículos de distintas épocas, para lo cual, la organización crea dos categorías diferentes: RALLYclassic-sport y GTbira.

En la primera se juntan los coches más interesantes, al menos sobre el papel, con vehículos que hayan participado en alguna de las ediciones del GP de San Sebastián además de clásicos matriculados entre el 1 de enero de 1923 y el 31 de diciembre de 1968. Además, esta división incluye Motos Clásicas (matriculadas entre el 1 de enero de 1923 y el 31 de diciembre de 1975). La RALLYclassic-sport está, a su vez, dividida en dos subcategorías tanto en coches como en motos: vehículos fabricados entre el 1 de enero de 1923 y el 31 de diciembre de 1939 y los fabricados entre el 1 de enero de 1940 y el 31 de diciembre de 1968.

DSC_0278

Ya me gustaría estar tan en forma a su edad.

En GTbira, se aglutinan los vehículos con menos de 50 años de antigüedad (matriculados entre el 1 de enero de 1969 y el 24 de mayo de 2018), siendo siempre coches con cierto interés, sea éste otorgado por ser un modelo pedigrí deportivo por su rareza o por su relevancia histórica. Los 911 de todas las generaciones y tipos eran mayoría absoluta en GTbira esta edición, aunque también había lugar para algunos Ferraris, Lotus e incluso un Fiat X1/9.

Obviamente, en ambas categorías se exige que los vehículos estén en un estado correcto de conservación y que tengan todos los papeles en regla. Además, la organización se reserva el derecho de admisión y de aceptar vehículos que, aunque no encajen en ninguna de las divisiones, crea que son merecedores de participar en el evento.

DSC_0257

Uno de mis coches favoritos.

La edición de este año, la segunda que se celebra, tuvo lugar el pasado 26 de mayo y, como no podía ser de otra forma, no quisimos perdernos semejantes joyas. Por desgracia, el tiempo no acompañó e imposibilitó que los cabrios pudieran lucir sus carrocerías (e interiores) con orgullo, aunque no impidió que los pilotos se permitieran el lujo de darse alguna alegría sin miedo a que la caballería se encabritase demasiado, para deleite de los presentes.

Lo bueno de la lluvia es que hizo que las imágenes que nos dejó la mañana estuviesen cargadas de contrastes y que los coches ingleses (Triumphs y Jaguars sobre todo), mayoría en la categoría RALLYclassic-sport, se sintieran como en casa. A partir del mediodía la cosa mejoró e incluso lució el sol, aunque el día se mantuvo con un tiempo típico de la primavera vasca, cambiando de forma constante.

DSC_0271

El Triumph TR3 en su elemento.

A las 9.15 ya estábamos allí, lo que nos permitió ver cómo llegaban algunos de los participantes (de hecho, entramos a Donostia detrás de uno de los Elise de GTbira). Mientras se colocaban en sus lugares aprovechábamos para sacarles fotos, a la vez que luchábamos por no deshidratarnos con tanta pérdida de baba. Apenas dábamos abasto con tanto coche y tan poco tiempo pero, como dicen, sarna con gusto no pica.

Poco a poco el público también empezaba a hacer acto de presencia, llegando a ser muy numeroso para las 10. Es un placer ver que eventos como este atraen a tanta gente en unos tiempos en los que el mundo del motor no está bien visto por la sociedad y, sobre todo, las autoridades.

A eso de las 10.30, uno a uno, al llegar el reloj a cero, los coches recibían la señal de salida con la bandera donostiarra, y empezaban a salir de la plaza Gipuzkoa de la ciudad hacia la ruta que concluiría en el mismo lugar nueve horas más tarde, todo bajo la atenta mirada del público de todas las edades que admiraba el despliegue de bellezas que se había reunido para homenajear a esos héroes de antaño. La recta de salida no daba más de sí con tanta gente (y sus paraguas), y era complicado hacerse con un hueco por el cual poder “disparar” de forma cómoda.

DSC_0330

Esperando a salir.

Nos hubiera encantado poder seguirlos en su ruta y continuar disfrutando de sus líneas e incluso pararnos a charlar con algunos pilotos. El madrugar y mojarnos mereció muchísimo la pena. Tan “calientes” salimos de allí que, si nada (un saludo a la organización XD) nos lo impide, nos apuntaremos para participar en la edición del año que viene en la categoría GTbira (ojalá tuviéramos un clásico) y, por supuesto, contároslo por aquí, aunque será dificilísimo encajar alguno de nuestros coches en un evento que ha alcanzado un nivel tan elevado tras solo dos ediciones, nivel del que os dejamos una pequeña muestra a continuación (haced click en la imagen inferior para saltar al álbum de Flickr):

DSC_0366

PD: Quisiera agradecer a mi hermano Mikel su paciencia a la hora de sacar las fotos. No eran las mejores condiciones posibles para lograr los resultados buscados, pero ha conseguido sacar petróleo a pesar de los pesares.

Anuncios

2 comentarios en “II San Sebastián Circuit Spirit

  1. Buen artículo.
    Con un poco de paciencia y tiempo se empieza a recuperar algo la historia del motor, es imposible creo que llegar a l nivel de otros sitios, falta educación, cultura… y unas autoridades a la altura.
    Hacer una exhibición es muy complicado si los vehículos son de competición, ya que al no poseer matrícula, seguro, itv… no pueden circular, pero es lo que tenemos.
    Y no sería tan importante ese circuito si no corrieron los Ferrari… dirá alguno, jjj!

    Le gusta a 1 persona

    • Está claro que hay complicaciones debidas a las legislaciones existentes, pero estoy seguro de que si las instituciones se implicaran, todo sería más sencillo. Claro que, hoy en día, es más difícil vender un evento del motor que uno que promueva una conducta “sostenible” y “ecológica”, que es lo que está de moda ahora.

      En cuanto a que corrieran Ferraris… Habría que explicarles que entonces la marca no existía y que eran los Alfa Romeos y Maseratis los protagonistas italianos (la scuderia no se fundó hasta 1929 y no corrían bajo el logo del cavallino hasta 1933).

      Gracias por leernos y comentar.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.