Buscando un hierro que me llene

Como buen quemado, o al menos con alma de quemado, mis páginas web favoritas no son otras sino las de búsqueda de coches de segunda mano. A diario paso mucho tiempo mirando y remirando, con el objetivo de pasar el rato y, por qué no, con el objetivo de, algún día, poderme comprar un “hierro” de los que tanto nos gustan.

¡¡¡Con la de hierro que tiene!!!

Teniendo en cuenta que no me voy a deshacer del frutero como coche principal, el presupuesto destinado a la compra del “hierro” no puede ser cuantiosa, de modo que la lista de posibles candidatos se reduce bastante (no, no estoy pensando en un M3 ni nada parecido). Veamos entonces qué es lo que estoy tramando.

Sigue leyendo