Tres eran tres

Tres eran tres, las hijas de Elena. Tres eran tres, y ninguna era buena. Tres como los tres mosqueteros. Tres, como las hojas de los tréboles. Tres son también las plazas de los tresillos, y, en ocasiones, el número de cilindros de algunos motores.

Llavero serie 3

Tres. ¿Qué queremos decir?

Pero no temáis, que en esta ocasión no se nos ha ido la olla (aún), y no os vamos a hablar del downsizing extremo, pero sí que os vamos a hablar de tres amigos que, un buen día y no al mismo tiempo, reunieron tres generaciones distintas de BMW.

Sigue leyendo