Calentadas navideñas

Desde el equipo 4Wheels 4Fun queremos aclarar que la entrada salió el día 28 de diciembre y, como tal, se trata de una inocentada. No hemos comprado ningún coche más (de momento) y tampoco vamos a comprar un diésel para tandas. Que tengáis un feliz 2017

Desde pequeños, la Navidad siempre ha sido una época de ilusión: creo que en mi vida no habré pasado más noches intranquilo que la noche de Reyes, esa noche en la que, además, tus padres te dejaban irte a la cama un poco más tarde que el resto de días de las vacaciones, y cuando ya te obligaban “para no ver a los Reyes, que se iban a enfadar y no te iban a dejar nada” te ibas a la cama y dejabas un ojo abierto y el otro cerrado para intentar ver a sus majestades hasta que caías en los brazos de Morfeo.

Foto de regalos de navidad

Regalos de Navidad. ¿Qué será, será?

Y, como no podría ser de otra manera, el año 2016 también tiene su Navidad, y esta puede ser tan especial como cuando eras pequeño, o incluso más, pues ya dicen que la única diferencia entre los hombres y los niños es el precio de sus juguetes.

Esta intro que os acabo de escribir me ha venido de perlas para poder presentaros mi auto regalo de estas navidades, que para mí ha sido un gran descubrimiento, el cual me ha sorprendido sobremanera y ha ido borrando buena parte de los complejos y prejuicios que tenía hacia esta marca de coches en concreto. Señores, señoras, os presento a mi recién adquirida máquina: el Citroën SAXO 1.5D.

Como buen quemado, mi página de inicio son las clásicas webs de compraventa de coches, las cuales suelen ser siempre objeto de mis visitas prácticamente a diario, unas veces solo para entretenerme y, otras, en busca de la ganga que me permita desfogarme y apartarme del estrés diario: nunca se sabe cuándo vas a poder encontrar algo decente entre tanta morralla.

De modo que, una buena tarde hallábame yo aburrido cual ostra, cuando de repente Saxo salvaje apareció: no pude sino echar un vistazo al anuncio, esbozar una ligera sonrisa e imaginarme cómo debería ir esa máquina de apenas 900 kilos impulsada por su motor de 58 cv. Así que no lo dudé ni un minuto, descolgué el teléfono, hice un par de gestiones y me fui a por él.

citroen-saxo

Tiene buena pinta…

Una vez llegué al lugar acordado con el vendedor, estuve como diez minutos admirando su exterior, tocando todos los botones (menos mal que no lleva muchos, no como los coches modernos…) y en cuanto salimos a probarlo, me enamoró perdidamente y no pude sino darle el “sí quiero” en ese mismo instante. Desde ese momento, Saxito Salvaje ya formaba parte de la “escudería 4Wheels”.

Tras volver con él a casa, lo llevé a revisar un mecánico de mi confianza y especialista en Citroën, quien no hizo sino confirmar que me había hecho con uno de los mejores Saxitos del mercado de segunda mano: vamos, una compra maestra habida cuenta del precio por el que se mueven estos coches, alrededor de los mil euros (e incluso algo menos).

Unos pocos días más tarde, me llevé al Saxo a uno de mis tramos de montaña favoritos, y a partir de ese día supe que el Saxo y yo íbamos a hacer muy buenas migas. Comencé la subida, larga y plagada de curvas cerradas, y fue ahí donde el Saxo comenzó a mostrarme que se trataba de una unidad con un potencial enorme.

arrebatacapas

Aquí el Saxito se encuentra en su salsa.

El tren delantero trabaja de maravilla en este coche, lo que unido al llamado “PSA reaction” de su eje trasero, hace que el Saxo sea una máquina muy divertida de conducir, y, salvando las distancias, puede que tan divertido como un propulsión trasera. ¿Nos encontramos, pues, ante la máquina definitiva? Creo no equivocarme mucho si digo que sí.

Y, por encima de todo, cabe destacar su mecánica diésel, que con esos 58 cv de potencia para mover los escasos 900 kilos de peso se encuentra como pez en el agua, además de tener un motor a prueba de bombas, capaz de soportar horas y horas de circuito a tope sin desfallecer en ningún momento.

Ya estoy deseando poder apuntarme con mi Saxito a las próximas tandas, con lo que así cumpliré mi sueño de poder conducir en circuito mi propio coche sin llevar un copiloto al lado que me vaya limitando cada vez que el coche supere las 3.500 rpm o cuando el eje trasero decida cobrar vida y darme una buena dosis de diversión. Además, estos coches no tienen muchas ayudas electrónicas, con lo cual te acabas convirtiendo en uno, tú, el coche y el asfalto, algo así debe ser el nirvana.

¿Por qué creo entonces que el Saxo 1.5D es la máquina definitiva? Pues bien, se trata de un coche con poco peso, al que además acabaré vaciando por dentro y poniéndole una jaula antivuelco, lo que aún le hará más reactivo si cabe; las ruedas de 165/70 R13 salen muy baratas (por 200 € le calzas las cuatro gomas y te da para invitarle al mecánico a un café) y al ser diésel te permite dar unas cuantas vueltas al circuito, volver a tu casa y salir de tramo al día siguiente. Esto, queridos quemados, no tiene precio.

Otra cosa buena que tienen los Saxito es que, aparte de que en el mercado de segunda mano los hay a patadas y puedes elegir entre varios más o menos iguales, luego encontrar piezas de repuesto es bastante sencillo y equiparlos con unas llantas molonas es sencillamente un juego de niños, pues cualquier llanta por fea que sea le va a quedar genial a nuestro Saxo.

Compomotive

Creo que estas llantas le pueden quedar de lujo.

Así que ya sabéis, si estáis buscando un coche baratillo para circuito, o para tramos, o para dejarlo en plan destroyer, no lo dudéis, el Saxo 1.5D es vuestro coche. Además, siempre podréis acercaros al Mercadona a hacer la compra después de dar unas cuantas vueltas por el circuito (recomiendo no hacerlo al revés si no queréis que la cena os salga ya hecha) y encima cumple de sobra con la regla de las Man Maths, por lo que no tendréis que comer sopa de sobre durante los próximos meses, ni siquiera cuando os toque cambiar los neumáticos o en el caso eventual de una avería (cosa que aún está por demostrar de una manera empírica, el que un Saxo 1.5D tenga una avería de motor, puesto que, según leyendas urbanas, pueden llegar a circular incluso sin aceite en el motor). Cosa que tal vez probemos y podría dar origen a una nueva entrada.

Anuncios

7 comentarios en “Calentadas navideñas

    • Jejeje, era una inocentada, si me comprara un coche para tandas (cosa que, por lo que veo, no lo haré ni con el dinero de otro a este paso) sería gasolina al 100%.

      Saludos

      Me gusta

  1. Pingback: La dieselización de la gasolina | 4 Wheels 4 Fun
  2. Pingback: Ingenieros de barra de bar | 4 Wheels 4 Fun
  3. Pingback: Buscando un hierro que me llene | 4 Wheels 4 Fun

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.