#ProjectCompact Historia de un BMW 323ti

¿Conocéis esa sensación que nos entra cuando pensamos que algo que acabamos de comprar estaba destinado para ser nuestro? Pues eso mismo me ocurrió a mí con el compact.

BMW E36 323ti

Mi historia con el Compact empezó el verano del año pasado (principios de junio para ser más exactos). Llevaba bastante tiempo con ganas de comprarme un coche que fuese propulsión, más bien barato y con caballos suficientes para no aburrirme de él más adelante. Con estas premisas las opciones se reducían bastante y en ellas entraban los bmw e36 de lleno, y como ya sabéis, nos encantan los e36 . Dentro de los e36 solo podía barajar los modelos 325, 328 y 323ti. Si buscaba potencia suficiente para no aburrirme, los modelos inferiores no me darían lo que busco, al igual que era consciente de que los M3 no entraban en el apartado de coche más bien barato.

Tras un tiempo buscando, a mediados de julio me topé de frente con él. Era un anuncio muy reciente y su precio era bastante correcto, no se encontraba muy lejos de donde yo vivo (aunque yo considero lejos cuando se superan los 300 km de distancia), sus 230.000 km no me asustaban en absoluto, y lo que es mejor, según podía ver en las fotos del anuncio, se mantenía casi 100% OEM, lo que me iba a permitir más adelante empezar con una magnífica base, añadiendo solamente las modificaciones que yo viera oportunas y crear de esta forma un coche pensado para mí. Pero no lo compré, así de claro.

Mediados de julio era también el momento de partir de vacaciones, con lo que ello conlleva económicamente hablando, así que sintiéndolo mucho, llegué incluso a despedirme de él. Tenía claro que después de mis 3 semanas de vacaciones ese coche habría volado y si no fuese el caso, yo necesitaría de algunas semanas más para reponerme de las vacaciones y asumir ese nuevo gasto.

DSC_0070.JPG

Culo gordo.

Una vez terminadas mis vacaciones seguía aún con más ganas de comprarme el compact (depresión postvacacional lo llaman algunos expertos XD) y gran parte de esa culpa la tenía el anuncio, el cual seguía en línea. Si bien es verdad que eso de que el coche siguiera en venta me produjo alguna que otra duda sobre su verdadero estado, me decidí a llamar al propietario, quería averiguar si el coche seguía en venta, o si por el contrario era uno de tantos anuncios que sus propietarios no quitan de internet tras venderlos. ¿Cuál fue mi sorpresa? El coche seguía en venta y el porqué fue lo que me hizo decir que ese coche estaba destinado para mí.

Su propietario (en este caso era el dueño de un pequeño taller de compra/venta) era originario de Turquía y el día siguiente de poner el coche en venta, se marchó de vacaciones a su país, volviendo tan solo 2 días antes de mi llamada, con lo que durante todo ese tiempo el coche no había podido ser vendido. Le habían llegado una decena de correos de gente interesada en el anuncio, aunque él no había tenido todavía tiempo de contestarlos, y desde que volvió de las vacaciones solamente yo le había llamado por el coche, con lo que tras contarme un poco el estado que tenía el coche, nos dimos cita para verlo y así tomar una decisión sobre él (como siempre eligiendo el día que mejor le viniera a mi padre, ya que con 30 años como mecánico a sus espaldas son razones más que suficientes como para no tomar este tipo de decisiones solo).

DSC_0046.JPG

Tres días después de la llamada, y dos horas de camino más tarde, estábamos en el taller. Los coches que tenía el propietario en venta hablaban por sí solos, cuando encuentras en el mismo sitio un BMW compact 323ti, un BMW 325 e30 y un Peugeot 206 RC, sabes que no te encuentras en un taller cualquiera, y que la persona que te va a vender ese coche sabe más o menos lo que buscas y el porqué. Tras hablar un tiempo con el propietario del coche, y después de verificar las partes más íntimas del compact en el elevador, salimos a probarlo.

El ritual en estos casos es siempre el mismo: mi padre lo prueba, y si no nota anomalía alguna en el vehículo me toca a mí. Es una forma bastante buena de evitar dejarme llevar por las emociones, cegarme, y pensar que es mío incluso antes de escuchar el sonido del motor siquiera. ¿Que cómo fue mi primera toma de contacto con él? Bastante fail, para qué engañarnos. Yo sigo echándole las culpas al acelerador, ya que en este coche sale desde abajo, pero para qué voy a engañaros a vosotros, calé de la forma más estúpida. Gracias a dios, son cosas que ya no me ocurren nunca jejeje.

Como podéis intuir, terminé comprando el pequeño e36, el Compact, “el feo”. De eso hace ahora casi un año y medio, tiempo de sobra en el que ha recibido mejoras, tanto mecánicas como estéticas, siempre buscando ese plus de deportividad que tan bien escondido tiene este coche al principio. Son bastantes cosas las que ha seguido el compact, con lo que poco a poco, y entrada tras entrada os iré poniendo al dia, así que pónganse cómodos, que aquí empieza el #ProjectCompact .

Anuncios

2 comentarios en “#ProjectCompact Historia de un BMW 323ti

  1. Mola y mola mucho, la suerte que tuviste fue chica sabe. El coche es guapísimo y va muy bien doy fe de ello no pude probar mucho pero lo poco que probé pedía más y de que manera lo pedía, sin duda mola tu compra.
    Enhorabuena de nuevo mamon.

    Me gusta

  2. Pingback: El nuevo | 4Wheels 4Fun

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.