Érase una vez un frutero

Hoy os traigo una entrada sobre un frutero muy especial. Y no, no pienso hablar de melones, ni de naranjas, ni siquiera de personas que se hacen pasar por frutas. No, hoy os quiero hablar de mi coche, del cual alguna vez he publicado algún teaser.

BMW E91 335xi

Hablando de teasers…

Si quieres leer una review diferente a las que se leen en los distintos medios del motor, y siguiendo el estilo 4Wheels  4Fun que tanto nos caracteriza, siéntate, abrocha tu cinturón o tu arnés y sigue leyendo.       

Los que me seguís por Twitter supongo que habréis leído ya algún que otro tweet sobre mi actual coche. Se trata de un BMW 335xi Steptronic que tuve la suerte de encontrar un buen día mientras hacía mi habitual recorrido en búsqueda de un coche de segunda mano que sustituyera a mi maltrecho Skoda Octavia. Como dice la famosa canción, “el flechazo fue instantáneo”: fue ver las primeras dos fotos en una conocida web de búsqueda de coches y me dije que ese coche tenía que ser mío fuera como fuera.

Alguno de vosotros pensaréis que estoy un poco loco para comprar un 335i y tenerlo como daily, y os diré que no os falta razón. Cualquiera en su sano juicio compraría un 335i, preferiblemente coupé, como coche de “domingos”, o incluso como coche exclusivo para circuito; pero yo soy un tío atípico, y uso el 335 a diario para ir a trabajar y no tengo ninguna intención de meterlo a circuito.

¿Y entonces, qué te impulsó a comprarlo? Bueno, realmente yo buscaba un 325i o un 330i, familiar por aquello de tener un buen maletero y poder llevar la bici dentro del coche (no me gustan las bacas y las bolas de remolque que me gustan implican una obra bastante compleja). Pero claro, se me cruzó un 335 en un color que me gusta, con relativamente pocos kilómetros, y no pude resistirme a comprarlo.

BMW E91 335xi

Me puso ojitos y claro… No me pude resistir.

Motor y conducción

Vamos a entrar ahora en harina con el coche en sí. Se trata de un 335i con el motor N54 de BMW, seis cilindros alimentados por dos turbos que erogan unos 306 cv a 5.800 rpm y 400 Nm de par disponibles desde 1.400 rpm. A simple vista y con los fríos datos sobre el papel parece estar bastante bien, ¿verdad?

Sin embargo, este coche me ha hecho recordar un lema: “haters gonna hate”. Algunos de mis colegas del mundo del motor ya me han dicho en más de una ocasión que mi coche no es un auténtico BMW, puesto que no es propulsión trasera (llevo la tracción xDrive, la cual manda un 60% de la tracción a las ruedas traseras y el resto a las delanteras); no es atmosférico como los auténticos BMW y para más INRI, es automático.

¿Cómo? ¿Auto qué? ¿Pero tú no renegabas de los avances del mundo de la automoción? Bueno, en parte sí, hay ciertas cosas que no me gustan, pero reconozco que la comodidad que aporta un cambio automático en la conducción diaria es un plus que hay que agradecer. Sin embargo, seré sincero, si fuera mi coche de los domingos o el coche de meter a circuito habría sido manual. Pero es una auténtica gozada llegar al atasco de turno y no tener que hacer nada más que pisar el freno y soltarlo poco a poco.

Empero, si dedicase la entrada a hablar de la comodidad de mi coche, seguro que más de uno de mis lectores me saltaríais a la yugular, y con razón. Así que voy a hablar de la parte espirituosa, de la principal razón de ser de este nuestro blog.

Este coche llama la atención a la vez que pasa desapercibido. ¿Y eso cómo puede ser?, os preguntaréis. Pues bien, al ser un coche familiar (y sin los aditamentos del pack M) hace que pases desapercibido para la mayoría de mortales, tiene un cierto aire sleeper que me mola, ya que como dice un colega mío, tiene pinta de ser un coche de madre cachonda que lleva a los niños al colegio, pero sus 306 cv hacen que puedas ponerte a altas velocidades en menos de lo que canta un ñu.

Y a la vez llama la atención, primero por las dos colas de escape, una a cada lado, de un tamaño algo más grande de lo normal, y segundo por el sonido embriagador que erogan dichos escapes en cuanto aprietas un poco el pedal de la derecha (¿os he dicho ya que me vendieron el coche con solo dos pedales? Pues eso). Será por eso por lo que en más de una ocasión se giran por la calle cuando los turbos están comenzando a cargar, o por la que incluso me han llegado a aplaudir haciendo una reducción dándole un toque a la leva… Aun así, quizá me gustaría que sonara un poco más, una línea completa Akrapovic en este coche debe ser algo divino.

BMW E91 335xi

No digáis que no pasa desapercibido.

Conducir este coche tiene dos vertientes, de Dr Jeckyll y Mr Hyde. Llevas la palanca a D, aceleras suavemente mientras te incorporas a la autopista y te pones a 120 y te puedes hacer todos los kms que te permita su escaso depósito. Diría que hasta un novel con la L podría conducir este coche en su modo soft. Pero cuando se desboca el establo, prepárate para agarrar el volante con fuerza, pues empiezas a ganar velocidad sin darte cuenta.

Lo bueno del cambio automático es que te permite llevar dos coches en uno, ya que en modo D (automático puro) el coche es mucho más dócil y sencillo de llevar; sin embargo, si mueves la palanca a la posición S o lo llevas en modo manual con la propia palanca o con las levas que tiene detrás del volante, adelantar coches en carreteras locales y nacionales se convierte en algo adictivo.

No todo es perfecto…

Lo malo de mi coche son varias cosas: en primer lugar, los dos turbos junto con el cambio automático hacen un combo breaker fatal en cuanto al lag (n. del r.: retraso de la respuesta al pisar el acelerador): en ocasiones llegas a una rotonda, aprietas el acelerador a fondo, pasan un par de segundos y… no ocurre nada… hasta que se desboca la caballeriza. Lo suyo aquí sería ir en modo manual o sport, pero al final te acabas acostumbrando a ir siempre en automático y que el coche sea el que piense por ti. En segundo lugar, cuando te vas de tramo, el freno motor no lo puedes aprovechar igual que lo harías en un coche manual al carecer de pedal de embrague, por lo que al final tiras más del freno convencional, y eso en un coche pesado al final puede ser peligroso por tema de fading.

Ahora que lo nombro, otro aspecto mejorable es el peso: se trata de un coche con tendencia a la obesidad, ya que más de 1.700 kilos en la báscula juegan en tu contra a la hora de enlazar curvas y de sujetarlo cuando vas cuesta abajo, aunque los 306 cv disponibles ayudan a que el coche tenga un comportamiento bastante decente, y mejor que el de una gran parte del parque móvil español.

Cierto toque agresivo a la par que discreto. Me encanta.

Cierto toque agresivo a la par que discreto. Me encanta.

Personalmente tampoco me gustan los neumáticos que calza, unos Michelin Pilot Sport ZP (denominación de Michelin para las PS2 en runflat). Sí, debe ser muy cómodo poder rodar pinchado, no lo niego, pero el coche es muy seco en los baches por culpa de la carcasa ultra dura de sus gomas, y se llega a descolocar cuando coges una junta de dilatación de un puente en apoyo a bastante velocidad. Una vez que ya lo conoces sabes manejarte, pero la primera vez que me pasó me llevé un susto bastante desagradable.

Y si este blog fuera un blog “cualquiera”, diría que otro punto negativo es el consumo, pero me niego a hablar de ello en 4Wheels 4Fun. Dejémoslo en que para ser un coche de uso diario como es mi caso, es más elevado que el que a mí me gustaría.

Pero entonces ¿por qué no te buscaste un 320d? Bueno, la verdad es que hubiera sido la opción lógica, pero acabé bastante asqueado del diésel, me apetecía tener un coche de gasolina “en condiciones” y ya que me estoy acercando a la crisis de los 40, decidí después de mucho pensar que quizá sería la última oportunidad de tener un coche potente con cierta tendencia al “electrodoméstico” pero sin ser tan radicalmente electrodoméstico como lo empiezan a ser los coches de hoy en día.

Conclusión

En conclusión, es un coche que me encanta por su viveza, no deja de ser un “casi M3” (salvando las distancias) con más capacidad de carga y que a la vez tiene la cualidad de poder pasar desapercibido entre sus semejantes, pero que es capaz de erizarte los pelillos de la nuca cuando hundes con ganas el pie derecho. Sólo me falta poder echarle un guante a un M de verdad, para poder comparar las diferencias entre un coche deportivo y un coche con aspiraciones deportivas.

Anuncios

6 comentarios en “Érase una vez un frutero

  1. En mi opinion es un coche precioso, con espacio util, que cuando tienes familia o montas en bici se agradece enormemente. Ademas, te das tus alegrias cuando te plazca, ya que lo usas a diario, y nada como un triste lunes por la mañana sea amenizado, quitando el control de traccion, cruzando un poco en coche…
    Desde hace algo mas de tres años poseo un e90, 325i, manual, con suspension y frenos decentes y no llega a ser supercomodo, pero es polivalente, tandas, trabajo, compras, viajes…
    Por ultimo, un civic, clio, saxo etc con ligeras modificaciones son igualmente emocionantes.
    Un saludo!

    Me gusta

    • Muchas gracias por tu comentario, la verdad es que por dentro no es muy espacioso y el maletero es pequeño comparado con el del Octavia, pero como dicen los angloparlantes, “It’s about the smiles per gallon”.

      Me gusta

  2. Pingback: Tres eran tres | 4 Wheels 4 Fun
  3. Pingback: Ingenieros de barra de bar | 4 Wheels 4 Fun
  4. Pingback: ¿Sabes lo que pesa (realmente) tu coche? | 4 Wheels 4 Fun
  5. Pingback: De la dieselización a la hibridación | 4 Wheels 4 Fun

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.