¿Son las EBC Yellow Stuff tan buenas como las pintan?

Como bien sabéis, hace más de dos meses y medio recibí en casa un “regalo” (vamos, que recibí lo que había pagado) en forma de pastillas EBC Yellow Stuff para las 4 ruedas del Clio.

ebc-yellow-stuff

Paquetes que llegan a casa de los petrolheads.

Tras un par de semanas en las que no pude montarlas debido a la falta de tiempo, por fin el Clio pudo lucir el amarillo característico de las pastillas el 23 de julio. Desde entonces, han pasado más de dos meses y he podido ponerlas a prueba en condiciones muy diferentes (desde ciudad hasta el Nordschleife de Nürburgring, pasando por distintos puertos de montaña y circuitos). Hoy os traigo el resumen de las sensaciones que me han dejado.

Según pone en el librillo de instrucciones que viene en cada paquete, se supone que no puedes realizar frenadas de emergencia en los primeros 320 km (se nota que es una marca inglesa y que el kilometraje está “traducido” de 200 millas). Como imaginaréis, seguí las recomendaciones indicadas (básicamente, porque pasaba de encontrarme en una situación que requiriera dicho tipo de frenada).

Nada más instalar las pastillas y salir del taller, ya noté un tacto de pedal diferente con respecto a las Ferodo “normalitas” que montaba hasta entonces. No es que fuese una mordida más contundente (las pastillas estaban demasiado nuevas para ello), pero sí que se notaba cómo las pastillas se “pegaban” más al disco. Era una sensación extraña, pues a pesar de frenar igual o menos que las que montaba antes, notaba un potencial de frenada espectacular. Era como si las pastillas me dijesen “cuidado, todavía estamos nuevas, pero cuando estemos rodadas descubrirás el porqué de nuestra fama”.

img-20160723-wa0002

Las Yellow Stuff en la pinza delantera del Clio. Las Ferodo con mucha vida pero cristalizadas en mi mano. Y sí, son mis manos porque cambié yo mismo las pastillas.

Tras esos primeros kilómetros de frenadas tranquilas, en las que las pastillas perderían los primeros milímetros de espesor y se asentarían pude descubrir, casi sin apenas haber rodado, las dos principales pegas de estas pastillas: la suciedad y el ruido.

Aunque ya conocía estos “contras” no pensaba encontrármelos en la primera semana de uso, no al menos la suciedad. Como todos sabéis, las pastillas, cuando se gastan, se deshacen en forma de polvo, polvo que suele ir a parar a muchas partes pero que es especialmente visible en las llantas. Pues bien, al cabo de los primeros días, mis llantas ya habían adquirido un “moreno” bastante llamativo. Vale, es cierto, mi trayecto diario al trabajo no es el más común (cruzo dos puertos de montaña al ir que tengo que volver a cruzar al volver), pero tampoco realizo tantos kilómetros al día (82km sumados ambos viajes).

img_20160729_185635981

El “moreno” de las llantas tras una semana de uso de las pastillas.

La otra pega de estas pastillas es el ruido. Cuando aún están frías, y sobre todo en frenadas suaves (las típicas frenadas de ciudad) chirrían, y chirrían bastante, tanto como para girar algunas cabezas y que te miren pensando “mira ese, que va sin frenos”, cuando la realidad es la contraria. A eso había que sumarle un ruido como de volante de inercia frenándose (no sé cómo describirlo de otra forma). Por suerte, este ruido que, supongo, venía de las pastillas que estaban cogiendo la forma del disco, desapareció en seguida.

Cuando por fin pasó el periodo de rodaje, pude empezar a explotar todo ese potencial.

En los viajes al y desde el trabajo empecé a apurar más las frenadas (no como en circuito, obviamente, que además de estar en vías públicas iba con copiloto), notando una mejoría en la mordiente de las pastillas con respecto a las que tenía antes. No era una mejoría espectacular pero sí apreciable.

Lo malo es que no podía poner a prueba la resistencia al maltrato, básicamente porque no me daba tiempo a hacerlas trabajar y calentarlas como para que empezasen a sufrir, con lo que necesitaba ir un paso más allá y probarlas en circuito. Y eso hice.

Como recordaréis, en mi viaje a Nürburgring junto a Kevin, realizamos una “parada” en forma de track-day en el Circuit des Ecuyers, en el que rodamos durante todo el día en unas condiciones que si bien eran ideales para las pastillas a la mañana (llovía bastante), se tornaron exigentes al final de la misma y sobre todo por la tarde (asfalto seco y temperaturas en alza).

BMW E36 323ti y Renault Clio 197 Ecuyers

En Ecuyers. Las llantas delanteras con bastante polvo encima.

Las EBC aguantaron bien, muy bien de hecho, sin sufrir demasiado a prácticamente 4 horas de track-day (4 horas de coche en pista rodando lo más rápido posible, descansos aparte). Obviamente, perdieron algunos mm de espesor (nada especial), pero no se cristalizaron ni perdieron mordiente a lo largo de la jornada. Kevin también puede dar fe de lo bien que frena el Clio con estas pastillas.

Como colofón a esta prueba, tocaba probarlas en el Infierno Verde, que es para lo que las había montado en realidad (no quería ser el típico tonto que se sale de pista por ir sin frenos), donde a pesar de tener ya unas duras tandas detrás, se portaron genial en todo momento.

Y no solo eso, un mes después de volver de Alemania las Yellow Stuff se metieron otro track-day entre pecho y espalda, que si bien no fue en condiciones atmosféricas críticas, sí que fue exigente por el trazado (Kotarr), donde hay bastantes frenadas fuertes (que se lo digan a los Federal del Compact) y no hay muchas rectas en las que refrigerar.

Clio 197 Kotarr

También trabajaron de lo lindo en Kotarr.

Y en el Clio siguen todavía, viviendo más tranquilamente lo que les queda de vida (bastante todavía) ya que no pisarán circuito a corto plazo. Su trabajo se centrará en frenar el coche en condiciones de conducción normal con algún que otro tramo esporádico.

Resumiendo, ¿recomendaría las pastillas? Sí, pero sabiendo lo que compras. Me explico. No son las zapatas definitivas para circuito (las que monta el Compact son más “radicales” en ese aspecto), pero tampoco te comprometen tanto en el día a día (no hay que calentarlas para que trabajen como es debido). Son, básicamente, las pastillas ideales si tienes un coche para todo (para ir a por el pan y meterlo en circuito de vez en cuando), como es el caso del Clio.

Son el compromiso perfecto. ¿Es eso bueno? Ahí ya no me meto, cada cual verá cuáles son sus necesidades, y que decida en consecuencia. Yo solo diré que cuando le toque el cambio de pastillas al Clio, es probable que el amarillo siga asomando por las llantas.

Anuncios

18 comentarios en “¿Son las EBC Yellow Stuff tan buenas como las pintan?

  1. Buena review ;), yo tengo pendiente este tema, precisamente porque es mi coche para todo y no quería llevar algo muy extremo.
    Es probable que las prueba a ver que tal van, y como las llantas ya son negras, lo del polvo no se va a notar jejejeee.

    Gracias y un saludo 😉

    Le gusta a 1 persona

    • Jajajaja, lo de tener las llantas negras es una gran ventaja, sí. Si al final te decides por las Yellow Stuff (u otras) ya nos contarás qué tal, que es muy importante contar con diferentes puntos de vista que den una imagen real de un asunto, y más si es tan subjetivo como éste, tan relacionado con los gustos de cada usuario.

      Gracias por leernos y comentar. Un saludo!

      Me gusta

  2. Yo llevé estas pastillas en el civic y quedé bastante contento, si bien debo decir que me esperaba más. Lo que más me decepcionó de ellas fue un periodo de rodaje en mi caso excesivamente largo (las pastillas no empezaron a frenar realmente bien hasta pasados 4000-5000 km en una vida útil de unos 12000km). Una vez rodadas y calientes (bien es verdad que no precisan demasiada temperatura, con un par de frenadas ya despliegan el 90% de su potencial) el aumento de mordiente era notable en mi caso, un extra al que te acostumbras rápido y que da mucha confianza a la hora de ir rápido. Según mis apreciaciones la resistencia a la fatiga también aumentaban, si bien en mi caso con discos oem y latiguillos y líquido jurásicos la diferencia con unas pasrtillas estándar no era abismal tampoco.
    Yo al final no repetí, quizás como digo por la relación precio-kilometraje útil que disfruté (al final fueron unos 7000-8000km frenando de manera óptima) pero no descarto volver a ellas más adelante.

    Le gusta a 1 persona

    • El Clio también va con latiguillos, líquido y discos OEM, no sé si partiendo de una base mejor se notan más diferencias o menos (los frenos del Clio 197 son muy buenos ya de serie). Sobre el rodaje, quizá dependa también del tipo de coche, aunque supongo que la manera en la que se conduzca (de forma más agresiva o relajada) será lo que más influya (que a su vez está relacionado, en gran medida, con el tipo de carreteras que cruces). La verdad es que no he podido probar las EBC en otro coche, con lo que tengo que quedarme con las impresiones que me ha dejado en el mío. Quizá note una mejoría a partir de ahora, aunque viendo el trato que han recibido hasta el día de hoy, me extrañaría bastante (dudo que siga en rodaje aún).

      Es de agradecer que la gente que ya las haya probado nos deje su opinión, porque así nos hacemos una idea más clara de cómo son las pastillas en realidad.

      Por curiosidad, ¿qué pastillas lleva el Civic ahora?

      Me gusta

      • Ahora llevo unas Hella-Pagid de sustitución normales jejeje, los tiempos de crisis aprietan. Pero la verdad es que dentro de lo que son unas pastillas oem hay que decir que se comportan de manera excelente (llevan unos 20.000km incluyendo dos trackdays y les queda bastante más de la mitad de vida), si bien no ofrecen ese plus que dan las pastillas racing cuando estas empiezan a flojear por exceso de temperatura.

        Le gusta a 1 persona

        • Obviamente unas de estilo oem no serán tan eficaces en pista como unas más deportivas, pero la ventaja en el uso cotidiano y la economía está ahí. Aun así parece que trabajaron bien en Kotarr y si aún les queda tanta vida, mejor que mejor. 😉

          Me gusta

  3. Muy buen post! Las Yellow Stuff son unas de las candidatas para el próximo cambio junto con las Ferodo DS2500 y las Carbone Lorraine RC5+. El uso va a ser por calle, con algún puerto de montaña y trackday ocasional por lo que tus impresiones me serán de gran ayuda. Por el momento ganan las EBC por precio y por el equilibrio que comentas.

    Una cuestión: ¿las traseras las cambiaste por desgaste o por prestaciones?.

    Saludos!

    Le gusta a 1 persona

    • Cambié todas las pastillas por prestaciones, porque las traseras estaban en la misma situación que las delanteras (las cambié todas a la vez en su día).

      SI le vas a dar un uso parecido al que le doy yo al Clio no creo que merezca la pena montar pastillas más radicales que las Yellow Stuff, aunque eso ya depende de gustos (las DS2500 las monta el Compact, por ejemplo). Al final, cuanto más se enfocan a su uso en pista, más comprometen su uso en carretera.

      Gracias por leernos y comentar.

      Un saludo.

      Me gusta

  4. He montado yellowstuff hace 2 meses, con rodaje y visita al ring incluído, en una jornada de mojado por la mañana y seco por la tarde. Veo que es una experiencia similar a lo que comentas en tu artículo. En mi caso para un 118d.

    Unas aclaraciones:
    Sobre el mordiente inicial nada mas montarlo, es debido a una ligera capa que llevan las pastillas, material muy blandito para acelerar el bedding in. Luego ya se llega al material real de las pastillas, y puede incluso que frenen algo menos. Pero como deberías estar aun de rodaje, es algo que nadie debería notar.

    Sobre el ruido, en mi caso particular, sufrí ruido muy muy leve a baja velocidad durante 50-100kms una vez hechos 300kms de rodaje. Tras esos kilometrillos con algo de ruido en ciudad, desapareció por completo y no ha vuelto.
    En mi caso hice un total de 1500kms de rodaje (porque no cambié también discos, sino solo las pastillas): 400kms apenas rozando el pedal (haciendo poco más que el freno motor, vaya), y otros mil y pico permitiendome frenadas a mitad de potencial, excepto una frenada de emergencia a fondo que me dolió en el alma. El resto siempre suave. Ahora mismo llevo unos 10.000kms y sigo sin tener ningún ruido.

    En el ring hice 4 vueltas en mojado (80kms) con poco tráfico, donde los frenos no sufrieron mucho más que en carretera abierta, sin problema como era de esperar. Y luego por la tarde 5 vueltas en seco a mayor ritmo, aunque no a fondo (entre esquivar coches accidentados y dejar pasar a los que van rápido de verdad, se va facilmente un tercio de vuelta rodando flojo). Aún así, durante esos breves minutos consecutivos de frenadas a fondo, las pastillas aguantaron sin problema alguno, ningun signo de desfallecimiento, incluso haciendo 2 vueltas seguidas sin pasar por el parking (42kms, que se dice pronto).

    Así que yo personalmente, no siendo un asiduo de track days, de momento estoy muy contento, especialmente cuando cuestan lo mismo las OEM bmw.

    Le gusta a 1 persona

    • Lo primero es lo primero, gracias por leernos y comentar.

      No conocía a ciencia cierta que hubiese esa capa en las pastillas, aunque lo intuía. Gracias por la explicación. Con comentarios así da gusto 😉

      Está claro que las Yellow Stuff no son las pastillas definitivas para circuito, tal y como explico en el artículo, pero sabiendo lo que son, y siendo honestos con nuestras necesidades, pueden ser una opción interesante. Muy poca gente entra a circuito tantas veces como para justificar la necesidad de algo más radical, incluso cuando entra lo hace con su coche “para todo” (como es el Clio), con lo que penalizar la conducción diaria por unas tandas esporádicas no tiene mucho sentido.

      Otra cosa sería si se tuviera un coche dedicado a los track-days, que a pesar de realizar pocos kilómetros al año, los haría en condiciones “extremas” que sí justificarían el irse a pastillas más enfocadas a la pista.

      Me gusta

      • Como curiosidad, comentar que una semana después (el domingo pasado, de hecho) me acerqué de nuevo al ring, esa vez para alquilar un 328i (vaciado, con jaula, suspensión, etc), que llevaba tb yellowstuff, y los discos tenían pinta de ser unos EBC BSD (no estoy seguro). Todo el sistema de frenos estaba recién puesto una semana antes, por lo que desconozco si tenían un rodaje suficiente.

        En cualquier caso, se portó bien yendo a un ritmo decente (no de hotlap, pero sí ligero), haciendo saltar el ABS desde velocidades medias/altas sin problema cuando se lo exigía, etc. Le llegué a hacer 2 vueltas casi seguidas (cola de un minuto en el peaje directo), y no desfallecieron tampoco, tal vez ayudado por el frío que hacía.

        Imagino que el propietario elegiría yellowstuff por la relación calidad/precio, así como por no necesitar calentarlos para que funcionen bien (como los blue/orange, que no sé ni si son legales en la calle) – importante en un coche de alquiler, que no sabes qué manazas te lo va a coger, y además en ese circuito, donde la primera frenada es la que es.

        Le gusta a 1 persona

        • Ese BMW que comentas ya se parece más a mi Compact, con una preparación muy enfocada al circuito. La verdad es que se me hace curiosa la elección de pastillas, aunque como dices, es posible que sea debido a que no necesitan ser calentadas para estar listas.

          Me gusta

  5. Pingback: Un año ya | 4 Wheels 4 Fun
  6. Buenas Juan. No sé a qué comentario te refieres, agradecería algo más de información para poder a contestarte. En cuanto a la segunda pregunta, sí, los discos son los de serie del coche. Todo el coche está OEM, de hecho, salvo por las pastillas y el filtro de aire de sustitución.

    Gracias por comentar. Un saludo.

    Me gusta

  7. Buenas,
    ¿Cuanta vida las queda después de más de un año de uso?, ¿podrías comentar que Kilómetros llevan y si has notado un desgaste acusado en los discos?.
    Las montaré próximamente, aunque me preocupa un poco su comportamiento en las mañanas de invierno por debajo de 0 ºC.

    Saludos!

    Le gusta a 1 persona

    • Todavía les quedan mucha vida, bastante más de la mitad (¿un 75-80%?). Lo que pasa es que yo hago muy pocos km al año (no creo que llegue a los 12.000) y últimamente no circulo por tramos como antes ni tengo tiempo para darme escapadas “alegres” los fines de semana, así que están recibiendo el trato que le daría un conductor común.

      En cuanto a los discos, no he notado ningún desgaste fuera de lo habitual. Sobre el andarlas con temperaturas frías, tampoco he tenido ninguna pega a pesar de haber pasado días con termómetros cercanos a los -10ºC.

      Como digo en el artículo, son unas pastillas más deportivas que las OEM, pero no son nada radicales. Creo que para un uso “para todo” que le pueda dar un quemado medio son muy buenas.

      Gracias por leernos y comentar.

      Me gusta

  8. Pingback: Lucha por tus sueños | 4Wheels 4Fun

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.