Crónica Track Parade 2016

Después de aquellas tandas a las que no pude asistir por culpa de la nieve, esta vez acudí no solo con un coche, sino con los dos (el Clio lo llevaba mi hermano). Además, iba representando por primera vez en España (ya corrí en Francia y Alemania) a nuestro blog (y no sabéis la ilusión que me hacía).

cartel-track-parade-3

Esta vez se trataba del Track Parade organizado por los chicos de Tandas Privadas, Genesis Motorsport y FuelWasters en el circuito de Kotarr. Ya había estado en el del año pasado, y viendo lo bien que me lo pasé, no dudé en repetir.

Como recordaréis, para el viaje a Nürburgring que hicimos Kevin y yo, el Clio recibió algunas mejoras, las cuales seguían montadas en el coche, con lo que si bien mi idea de comparar los tiempos del año pasado con éste no se podría hacer por ir yo con el Compact, servirían de pequeña ayuda para mi hermano.

En cuanto al Compact, he de confesar que su participación en el Track Parade estuvo no en el aire, pero sí sujeta a que cualquier eventualidad, por minúscula que esta fuera no la hiciera posible, trastocándonos los planes, y todo por meter el coche al taller el jueves previo a las tandas para solucionar unas vibraciones en el volante que se daban yendo a velocidad de autovía porque el mecánico no tenía más huecos disponibles (y no sabéis lo que odio andar a última hora y depender de terceros).

Aunque en el taller tenían órdenes explícitas de no empezar a hacer nada si intuían que el coche no estaría listo para el viernes (les recalqué más de una vez que correría el sábado sí o sí), con estas cosas nunca se sabe.

Por suerte todo salió bien, mucho mejor de los esperado de hecho, porque lo que pensaba que era un desgaste que implicaba el cambio de la cremallera de dirección (es lo que suponía el anterior dueño y por eso me dio otra de recambio), resultó ser una rueda desequilibrada. Yo me alegré, y mi cartera también. Lo malo de andar a última hora fue que no pude montar el backet ni ponerle las pegatinas del blog al coche.

Aun así, estábamos listos para Kotarr.

img-20160917-wa0020

Los dos coches listos para salir.

El sábado empezó temprano para nosotros (a las 6:10 ya estábamos en la carretera), y como no podía ser de otra forma empezó sobre mojado (todos los viajes largos que he hecho con el Compact han tenido el asfalto mojado en algún momento). Por supuesto, esto implicó ir más despacio de lo que permitían las señales de tráfico (el coche monta semis) para ir de forma segura. Pero esto traía otras consecuencias no deseadas.

Como bien sabéis, el Compact está vaciado (a conciencia, no es postureo), y eso incluye la ausencia de aire acondicionado, con lo que es necesario circular con las ventanillas entreabiertas para evitar que el cristal se empañen. Pues bien, como iba más despacio por la lluvia, los cristales no recibían el aire suficiente, así que tocaba desempañarlos a la antigua usanza. Si a esto le sumamos la niebla que nos tocó, comprenderéis mi alegría al ver que nada más llegar a la provincia de Burgos la lluvia cesaba y el asfalto se volvía mate (cuando se dice que Euskadi es Mordor, si bien es una hipérbole, se tiene parte de razón).

Por fin llegamos a Kotarr. Aprovechando que casi no había nadie rellenamos el papeleo y nos metimos al box mientras nuestras ganas de correr y nervios no hacían más que aumentar exponencialmente, lo cual era lógico si tenemos en cuenta que tanto para mi hermano como para mí era una especie de primera vez (él solo había corrido con el Clio en pista un par de vueltas en Ecuyers pero se conocía la pista de ir de copiloto conmigo, y yo me conocía la pista pero no el coche).

img_5189

Primera vez que estos dos coches comparten pista, pero no será la última.

Después de ver correr al grupo 1 y disfrutar de su pilotaje, nos tocó salir a nosotros. Un par de respiraciones profundas con el casco puesto para bajar pulsaciones y a pista. Fue una tanda entre amigos, porque la mitad de los que corríamos ya nos conocíamos (es lo que tiene compartir pista con nuestros amigos de FuelWasters y SoloBMWE36 entre otros) y a algunos de los que no, los conocimos allí mismo (entre ellos algunos lectores).

Mi hermano en seguida se amoldó al Clio (en realidad, ya lo había conducido por la calle unas cuantas veces) y empezó a bajar tiempos rápidamente. Yo en cambio progresaba más despacio, porque no sólo tenía que hacerme al coche, también tenía que pillar el punto a los semis. Es por eso que, acostumbrado a correr con neumáticos normales (deportivos, pero de calle, ya me entendéis) que no tienen que ser calentados para rodar, trompeé en la primera vuelta lanzada a baja velocidad y de forma muy triste (un error del que aprendí y que no volví a cometer). Esta primera tanda pasó volando.

img_5563

Mi hermano yendo a saco con el Clio.

Después, tocó quitarse el casco, bajarse del coche y asimilar lo que había hecho bien y lo que no para mejorar de cara a las siguientes tandas, todo mientras disfrutábamos de los entrenamientos libres de los “Autos Locos”, también llamados TPs Cup, un preludio de la locura de carreras que veríamos más tarde (y lo de “locura” es literal, esta gente no tiene aprecio por su vida).

A medida que pasaban las tandas iba mejorando los tiempos por vuelta, y empezaba a apurar más y más, haciendo que el coche blocase las ruedas delanteras un par de veces (dejando unas imágenes espectaculares que pienso aprovechar), incluso me salí a arar un poco el campo de Kotarr en una ocasión (no pude resistir la tentación al verlo tan virgen e inmaculado, sin marcas de ningún tipo). Mi hermano también mejoraba algo los tiempos, aunque no al ritmo que lo hacía al principio (cuanto más rápido vas, más cuesta avanzar).

img_5926

El Compact pisando más campo del que pisarán muchos SUVs en toda su vida.

Al final del día, después de las carreras de los TPs Cup, en la que por alguna especie de milagro divino no murió nadie (y eso que un coche se quedó clavado en la salida y el resto lo esquivaba como podía, incluso por la gravilla, a pocos centímetros del muro de meta), fue el turno para correr el circuito en sentido inverso, durante una hora y en formato “Open Pit-Lane”, (en la que no corrí por el tráfico que había y por estirar algo el depósito), y para el que era uno de los platos fuertes de la jornada, la Hot-Lap Challenge, donde sales a darlo todo en la única oportunidad de la que dispones y bajo la atenta mirada de todo el público presente.

Y así salí, con la única presión de no calar el motor y sabiendo que aún me queda mucho trabajo para estar a la altura del Compact, con la intención de hacer un tiempo decente teniendo en cuenta la situación. Al final logré una vuelta de 1:30 habiendo cortado en primera velocidad (me centré tanto en no calar el coche que se me olvidó subir de marcha) y perdiendo mucho tiempo por ello.

_dsc0809

Yo contra el mundo.

En las tandas llegué a rodar en 1:26 (mi hermano bajó a 1:25), habiendo mejorado desde los 1:31 en los que me movía al principio del día.

Así, y tras haber visto la entrega de trofeos a los mejores de cada categoría (especial mención a SoloBMWE36 con su podio), tocó vaciar el box y emprender el camino de vuelta a casa con total tranquilidad (en el que, cómo no, nos llovió), disfrutando todavía de la intensísima jornada que habíamos vivido gracias a los chicos de Tandas Privadas, Genesis Motorsport y FuelWasters. Lo mejor, es que los dos coches llegaron a casa como salieron de ella (bueno no, el Compact perdió un intermitente lateral no sabemos dónde).

El año que viene repetimos. Seguro.

img-20160917-wa0024

Pensando en el año que viene…

Obviamente este relato se quedaría muy cojo si no incluyésemos una galería en condiciones, así que aquí la tenéis (fotos de amanciio):

https://www.flickr.com/photos/138761451@N07/albums/72157674257188936

Pero también ha habido aportaciones desde “el exterior” (muchas gracias a todos los que nos habéis hecho llegar vuestro material), que podéis disfrutar aquí:

_DSC0006-2

https://www.flickr.com/photos/138761451@N07/sets/72157673340030982

Y por último, pero no menos importante, las fotos realizadas por uno de los organizadores, Tandas Privadas:

P.D.: Amanciio al aparato. Mi compi Ander ha insistido en que escriba algo sobre Kotarr, pero soy incapaz de escribir algo con tanta pasión como él, ya que yo entré al circuito pero no dentro de un coche, sino como fotógrafo del evento. Desde estas humildes líneas quiero agradecer a todo el equipo de Tandas Privadas, que me facilitaron el acceso a todo el circuito, con una amabilidad de diez. Muchas gracias a todos.

Anuncios

12 comentarios en “Crónica Track Parade 2016

  1. Buenas!

    Muy buena crónica, os sigo desde hace un tiempo y me gusta mucho cómo transmitís cada momento!

    Una cosa,¿Dónde habéis hecho las pegatinas para la matrícula?¿Se pueden reutilizar varias veces o son de usar y tirar?¿Qué opciones hay en el mercado?

    Un saludo!

    Le gusta a 1 persona

    • Lo primero, muchas gracias por leernos y por comentar.

      Los cubrematrículas que lleva el BMW en las fotos (y que hasta ahora he usado en el Clio, los del logo del blog), son una lámina de plástico, de unos 3mm de espesor, del tamaño de una matrícula estándar. Detrás tienen unos enganches, que van pegados a la lámina y que sirven para engancharse (valga la redundancia) en la matrícula. Me los dieron los chicos de FuelWasters la primera vez que corrí con ellos. Obviamente llevaban sus logos, pero los quité y puse el nuestro.

      El problema viene cuando tienes una matrícula que va tan pegada a la carrocería, algo común en matrículas acrílicas, que es imposible introducir los ganchos y enganchar el cubrematrículas (como es el caso de la trasera del Compact), con lo que tienes que hacer “apaños” con cinta de carrocero (las fotos hablan por sí solas). Seguramente acabe quitando los ganchos y usando cinta de doble cara para la siguiente vez. Como ves, son reutilizables (no tengo otros).

      En cambio, los que lleva el Clio son una pegatina del tamaño de la matrícula (las proporcionaban los chicos de Tandas Privadas), y como tal, son de usar y tirar.

      No sé si existe algún producto parecido en el mercado, no me he puesto a investigar, pero seguro que buscando un poco encuentras algo. Otra opción es fabricártelos tú mismo.

      Me gusta

    • ¡Nos pasa lo mismo! Es un vicio muy malo (y nos encanta).

      Para nosotros también fue un placer conocerte. Por cierto, ¿sabes ya por qué te comías las ruedas? 😉 😉

      Un saludo, y gracias por leernos y animarte a comentar.

      Me gusta

  2. Muy buenas!!

    Que pequeño es el mundo jejeje, yo soy el del MX5 de las llantas negras, el que iba con la capota 🙂
    Que bien sonaba el compact, si si, pasamos un gran día, como siempre que los amigos de Fuelwasters y Tandas Privadas organizan un sarao.

    Seguro que nos veremos en algún otro trackday de estos.

    Mucha suerte con el blog y con los proyectos.

    Le gusta a 1 persona

    • Recuerdo tu coche, sí, de hecho era de los que más me gustaban de las tandas de grip (está “tocado” lo justo, y eso mola). La verdad es que fue una jornada digna de ser recordada, con todos corriendo sin ningún tipo de incidencia y entre amigos.

      ¡Seguro que nos vemos pronto!

      Gracias por leernos y comentar, y por desearnos buena suerte, que siempre se agradece 😉

      Me gusta

  3. Pingback: ¿Son las EBC Yellow Stuff tan buenas como las pintan? | 4 Wheels 4 Fun
  4. Pingback: Un año ya | 4 Wheels 4 Fun
  5. Pingback: Ingenieros de barra de bar | 4 Wheels 4 Fun
  6. Pingback: Buscando un hierro que me llene | 4 Wheels 4 Fun
  7. Pingback: Crónica: Afterwork Jarama 25/5/17 | 4 Wheels 4 Fun
  8. Pingback: El nuevo | 4Wheels 4Fun

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s