Consecuencias de un calentón: BMW 323ti vitaminado

Tras un verano muy intenso, en el que han sucedido muchas cosas que ya os contaremos, hoy os traemos una presentación muy especial, y no solo por el coche en sí, sino porque se acaba de convertir en miembro de nuestra flota. Abrochaos los cinturones, que arrancamos.

Sí, fue toda una sorpresa, incluso para mí. No estaba dentro de mis planes, ni muchísimo menos. De hecho, los ha hecho trizas y se los ha merendado. Me ha roto los esquemas por completo.

IMG_20160826_191001 sin matrícula

El Clio junto al protagonista de sus pesadillas.

Fue una de esas oportunidades que no debes dejar escapar, uno de esos trenes que solo pasan una vez en la vida y que hay que cogerlos sí o sí. Y yo casi lo pierdo por no haberme dado cuenta de que en el grupo de WhatsApp de quemados que tenemos estuvieron hablando de él.

No me di cuenta porque mientras el resto disfrutaba de sus merecidas (o eso dicen) vacaciones, yo estaba trabajando, con lo que se me acumulaban los mensajes sin leer de forma alarmante.

Sí, es cierto, suelo leerlos todos en la pausa para la comida, aunque a veces sea una locura hacerlo (de 300 mensajes para arriba). El problema es que si tengo poco tiempo, los leo rápido, sin entrar al detalle, y como no me descargo las fotos de conversaciones pasadas, casi se me pasa este coche.

Y digo casi porque, en un giro argumental típico de cualquier película de sobremesa de Antena3, me llegó el anuncio del coche, por WhatsApp también, esta vez de mi hermano.

IMG-20160811-WA0005

Con este anuncio empezó todo.

No creo en cosas como el destino, pero viendo que este coche “me estuvo buscando” (“vino” a mí dos veces), a uno le entran las dudas. Y es así como, gracias a ponerse a buscar E39s de segunda mano, mi hermano dio con este coche por pura casualidad y me lo pasó.

Y me enamoró. Tanto que lo pasé al grupo de quemados diciendo “mirad qué cochazo” y descubrir que era el único que no lo conocía ya.

Tras conseguir el número del dueño gracias a un amigo suyo que está en el grupo, me puse a acribillarle a preguntas. Y sus respuestas me convencieron, tanto que tuve que “engañar” a mi hermano (que venía de un viaje de fin de semana en Extremadura) y hacerme un viaje exprés a Madrid dos días antes de irnos a Nürburgring (hablaremos de esto próximamente, tranquilos) para verlo, probarlo, y traérmelo en caso de que me convenciese.

Y vamos si me convenció. Nunca había subido a un coche tan bruto, tan salvaje como aquel. Nunca había probado nada que fuese capaz de frenar tan tarde y entrar a las curvas de ese modo. Y qué sonido. Madre mía el sonido. Es de esos coches que parecen anunciar el apocalipsis. Indescriptible.

Sí, es cierto, tenía sus fallos y había (habrá) que meterle algo de dinero para dejarlo inmaculado, ¿pero qué coche de segunda mano es perfecto? Ninguno. Y la balanza de éste estaba muy, pero que muy inclinada hacia los “pros”.

Como para no. Se trataba de un Compact E36 (ya sabéis lo que nos gusta esta generación de BMWs), un 323ti de origen pero que recibió un swap a 328, con la admisión del 325. Además, montaba roscadas KW V.2 nuevecitas, filtro cónico K&N con escudo térmico, kit M de serie acompañando a unas preciosas BBS RC 304/302 y muchas chuches más (pero muchas). Lo mejor, además de su autoblocante de discos de origen E30 M3, era su peso: 1100kg reales para unos 215cv de potencia (estimados). Unas cifras que dejan en mal lugar al Clio que dormía plácidamente en el garaje, sin miedo a ser humillado por ningún coche de la familia o amigos. Hasta ahora.

IMG-20160812-WA0004 recortada

Bruto bruto. Y con una pegatina que inspira confianza.

Como no podía ser de otra forma, y tras haber visto de lo que era capaz, llegué a un acuerdo con el vendedor y me lo traje para casa.

En teoría, el viaje de vuelta iba a ser duro (el coche estaba vaciado), pero el hecho de saber que acababa de conseguir uno de los mejores coches de trackdays que puede tener un “currela” como yo sin arruinarse, me quitaría cualquier dolor de cabeza. También es verdad que estaba tan emocionado con la compra que el coche no se me hizo nada ruidoso (de hecho aprovechaba cada túnel para darle pisotones al acelerador, disfrutar de su nada discreto sonido de escape y salir con una sonrisa estúpida por el otro lado).

Pero no todo iba a ser tan sencillo. A falta de menos de hora y media de viaje, cuando estaba a unos 120km de casa, empezó a diluviar. Era lo último que quería encontrarme en el viaje de vuelta con el 328ti. La razón; monta unos Federal RSR. Pronto la carretera se convirtió en un pequeño río. Ralenticé la marcha hasta los 80km/h, más por mi miedo que por las reacciones del coche, que se comportó en todo momento, sin hacerme ningún extraño ni nada parecido. Cuando vi que la lluvia no solo no paraba, sino que arreciaba y me adelantaban hasta los camiones, me entró complejo de piloto de F1 y tomé la salida hacia la primera gasolinera que encontré.

Mientras “rezaba” para que la lluvia parase, aproveché para hidratarme, que lo necesitaba, y mucho (una lata de Coca-Cola en todo el día, con el calor que hizo hasta Burgos, en un coche negro y sin aire acondicionado no es suficiente hidratación). Tras beberme una botella de litro y medio del tirón y ver que las condiciones habían mejorado, reemprendí la marcha.

IMG-20160815-WA0016 recortada

El Compact con la lata en cuestión.

El resto, como se suele decir, es historia. Y este Compact acaba de empezar un nuevo capítulo de la que, espero, sea una larga historia juntos. Pronto empezará a escribir las primeras páginas. Permaneced atentos.

Anuncios

11 comentarios en “Consecuencias de un calentón: BMW 323ti vitaminado

    • Buenas Juan. Lo primero, gracias por leernos y por comentar. En cuanto al coche, obviamente la idea es disfrutarlo al máximo, de hecho, en diez días va a tener su bautismo de fuego (al menos, su bautismo conmigo). Por supuesto, iremos contando todo lo que le vaya sucediendo (tanto las cosas buenas como las malas), así que no te despegues mucho de aquí por si acaso 😉

      Le gusta a 1 persona

  1. Bravo!!! Di que sí, solo se vive una vez.
    Seguro que cuando hagas balance con la perspectiva de los años verás que probablemente sea la inversión que más momentos se puro placer te han dado.
    Pd: Espero verlo de costado en Kotarr

    Le gusta a 1 persona

  2. Pingback: Viaje a Nürburgring, 1ª parte: Track-day en Circuit des Ecuyers | 4 Wheels 4 Fun
  3. Pingback: Un año ya | 4 Wheels 4 Fun
  4. Pingback: Calentadas navideñas | 4 Wheels 4 Fun
  5. Pingback: ¿Son los coches actuales demasiado rápidos? | 4 Wheels 4 Fun
  6. Pingback: Ingenieros de barra de bar | 4 Wheels 4 Fun
  7. Pingback: ¿Sabes lo que pesa (realmente) tu coche? | 4 Wheels 4 Fun
  8. Pingback: El nuevo | 4Wheels 4Fun

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s