Presentación de amanciio

Sí, hace tiempo que debimos hacerlo, ya conocéis su trabajo porque ya ha publicado unas cuantas entradas, pero por h o por b no hemos tenido la oportunidad de hacer una presentación como es debido del tercer integrante del equipo de 4Wheels 4Fun. Hasta ahora.

Por fin podréis conocer un poco más a la persona que está detrás del nick de amanciio, esa persona que, como no podía ser de otra forma, es tan petrolhead como nosotros y que tiene un “hierro” digno del blog. Así que, sin más preámbulos, os dejamos con amanciio en toda su gloria.

Mítico.

Cierto es que llevo ya un tiempo escribiendo en este blog, desde que Ander y Kevin me brindaron la oportunidad de hacerlo, y la verdad es que entré un poco como un elefante en una cacharrería, ya que directamente envié mi primera entrada Una mañana en el Jarama y no hice una presentación como es debido.

Siendo sincero, me he ido haciendo el remolón en parte porque tengo que subir fotos de mi coche, y como no tengo tiempo ni ganas de lavarlo, las fotos que tengo de él son casi todas del día que me lo dieron, por lo que he ido postergando mi presentación hasta hoy. Si quieres saber un poco más de mí, sube, que arrancamos.

Desde niño siempre he sido un poco friki de los coches. Creo que criarme al lado de un garaje me influyó bastante, porque me pasaba tardes enteras allí junto al vigilante montándome en todos los coches que podía y tocando todos los botones habidos y por haber (recuerdo que no dejaba una radio sin encender ni un freno de mano sin quitar y poner). El Seat Málaga del vigilante era mi “juguete” favorito, imaginando que era yo el que conducía sin moverme del sitio cual taxista en pleno Madrid, aunque siempre me imaginaba que era el taxista más rápido de la ciudad.

System Porsche.

De hecho, una de mis primeras “experiencias” con un E36 la tuve en este garaje, pues recuerdo que el vigilante me llamó porque había un coche con un mensaje en alemán en el OBC, para ver si podría yo traducírselo (en mi casa siempre ha habido un diccionario de alemán, no sé muy bien por qué, pero ahí estaba). El mensaje era “Uhrzeit eingeben”, vamos, que había que ponerlo en hora.

Y recuerdo perfectamente que en los recreos “egeberos” uno de mis mayores entretenimientos aparte de jugar con los Micro Machines (y recuerda, que si no son Micro Machines, no son los auténticos) eran aquellas cartas de coches, carros de combate y demás vehículos a motor de los cuales me encantaba memorizar los datos de potencias, velocidades máximas y aceleración como si fueran mantras en mi cabeza (“Leopard II, kw/cv 1.100-1.500”, característica del carro de combate con la que ganabas a todos los demás).

Micro Machines. Y si no, no son los auténticos.

También recuerdo que mi padre me llevaba al madrileño circuito del Jarama cuando se enteraba de alguna carrera “gratuita”, como algún campeonato de GT’s en las que recuerdo haber ido con la cámara de vídeo familiar haciendo mis “pinitos”… y también me llevaba a ver las carreras de camiones, pero al ser tan caras, nos teníamos que conformar con verlas desde fuera del circuito…

De este modo, creo que el gusto por los automóviles se fue desarrollando en mí a medida que iba creciendo, hasta que llegó el momento de sacarme el carnet, con 21 años (sí, un poco tarde, lo sé) y de tener mi primer coche, un Opel Tigra que había sido del hijo de un amigo de mis padres, con 3 años y 30.000 km reales en el marcador. Un motor 1.4i y 16v de 90 cv se encargó de llevarme de un lado a otro durante un año y medio, pues al tener un depósito muy pequeño y consumir alrededor de los 10 litros a los 100, se me iba una cantidad indecente en combustible.

Así que un año y medio y 50.000 km después, en 2004, me deshice del Tigra y me compré mi primer coche nuevo propio, un Skoda Octavia 2.0 TDi de 140 cv (sí, yo con un diésel, tiene que haber de todo en esta vida), que ya me daba alguna que otra satisfacción al volante y al que le hice 200.000 km en 4 años.

Y hete aquí que en 2008 se me cruzó por completo el tener un coche un poco más potente, y con un aspecto algo menos de “abuelo”, por lo que cambié el Octavia por un Octavia 2.0 TDi vRS, con 170 cv y motor common rail, que me ha acompañado hasta el presente año 2016. Pero uno siempre quiere más, por lo que me hice con un E36 328i, el cual perdía más aceite que litros de gasolina gastaba, lo vendí y me hice con otro E36 en peor estado estético que el anterior pero algo mejor mecánicamente.

Y llegamos al presente, a este 2016 en el que me empeñé en jubilar al vRS con sus 284.000 km a cuestas y me compré mi primer coche “de verdad”: un BMW E91 335xi con 102.000 km y la misma edad que mi vRS del que hablaré en una entrada dedicada.

IMG_4457

Ay mi madre el bicho.

¿Qué os parece mi currículum? Solo me falta entrar a circuito con mi propio coche, ya que de momento lo he hecho con un Mercedes Benz Clase B del RACE en el Jarama y con un Golf R y Scirocco R, siempre con un monitor al lado haciéndome ver que soy un manoplas al volante. ¿Me atreveré a dar el paso y a meterme yo en alguna tanda por mi cuenta? Para ello, tendréis que seguir atentos a vuestras pantallas.

Nos vemos en las carreteras.

Anuncios

8 comentarios en “Presentación de amanciio

  1. Pingback: Un año ya | 4 Wheels 4 Fun
  2. Pingback: Carta abierta a la DGT. | 4Wheels 4Fun
  3. Pingback: Lucha por tus sueños | 4Wheels 4Fun

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.