El mundo del detailing; detailer a la fuerza

Tres fines de semana, o lo que vienen siendo algo más de 20 horas es el tiempo que he durado como detailer. 20 horas de posturas acrobáticas, de alguna que otra agujeta y de cambios de pad’s y polish para terminar agotado y gritando a todo el que me cruzaba que nunca más volvería a hacer algo así. Pero empecemos por el principio y el porqué del título de la entrada de hoy.

Si bien es cierto que el mundo del detailing está cada vez más de moda, no era para nada algo que yo me había propuesto probar, al menos no en un coche con 20 años (y sí, estoy hablando del más “joven”) el cual mantenía aún un sorprendente buen estado, tanto en la carrocería como en su interior. Y digo bien mantenía porque eso era antes, antes de que me cargara por completo todo. Aún lo recuerdo como si fuese ayer, y vuelvo a sentir esa rabia que me entró al ver lo que había pasado.

Para poneros un poco en situación, hace cosa de 2 meses decidí darle un lavado exterior al coche, lo típico, ir a la gasolinera más próxima, un poco que pistola a presión, jabón y pa’ casa. Mi sorpresa fue ver que mis padres no estaban y que estaba a cargo de mi hermano pequeño, el cual se encontraba jugando en el parque y no podía dejarlo solo, con lo que decidí limpiarlo en el patio de casa: la manguera, el “Fairy” y la esponja serian mis aliados.

Después de un par de horas limpiándolo todo a conciencia y mientras lo miraba secar cual un enamorado mira a su dama, mi cara empezaba a cambiar de expresión cuanto más secaba el agua. Unos arañazos en forma de círculo empezaban a asomar en aquellos sitios donde las palomas y demás pájaros habían decidido apuntar, y cuanto más secaba más aparecían. El resultado fue devastador, techo y capó totalmente arañados, paragolpes con signos por casi todas partes y puertas y aletas algo mejor pero también con arañazos.

Mi cara era un poema, no sabía dónde meterme, es más, esto que os estoy contando ahora mismo ha sido hasta hace 3 días secreto de sumario, la vergüenza me podía, no podía creer lo que me había pasado y tampoco quería que lo supiera mucha gente, con lo que tras repetirme a mí mismo unas 25 veces lo gilipollas que era, decidí arreglarlo todo.¿Pero cómo podría arreglar este estropicio? La respuesta era bien sencilla, tocaba pulir el coche por completo.

Después de informarme junto a Amanciio sobre qué materiales comprar y de estudiarme muchos vídeos en youtube de cómo pulir un coche me puse manos a la obra. Lo primero era comprar el material, y teniendo en cuenta que partía desde cero el desembolso fue bastante elevado, incluso pudo serlo más aún pero por una vez la cartera ganó al “po’ ya que estamos”.

La lista de compras la encabezaba la pulidora Silverline Silverstorm de 1500w y velocidad regulable, que si bien es cierto no es la máquina definitiva y que su peso llegadas las 2 horas de trabajo con ella empieza a hacerse sentir, ha llegado a cumplir su función con creces. Otra cosa que no podía faltar en el carrito virtual, obviando los distintos tipos de pad’s y de pulimentos, era el quick detail de Optimun Non Rinse, que junto a la claybar de Autofinesse harían sus maravillas para dejar el coche limpio de contaminación alguna.

Solo de verlo me entran escalofríos, aunque volvería a hacerlo.

Una vez todo el material recibido, era hora de ponerse manos a la obra, empezando por un lavado de la carrocería, eso sí, esta vez procurando no encontrarme con más arañazos porque no lo habría soportado más. Tras secar el coche minuciosamente, era la hora del quick detail y de su amiga la claybar. Este paso es relativamente sencillo, consta de mojar la carrocería con el quick detail (que hace las veces de lubricante) y pasar suavemente la claybar por la zona mojada. Al principio se nota con algo de resistencia, signo inequívoco que de la zona tiene contaminación, pero bastan unas pasadas de esta “plastilina mágica” para que empiece a recuperar toda la suavidad y que las pasadas terminen siendo como la de una pastilla de jabón.

Bien lubricar, siempre…

El siguiente paso fue pulir, es quizá el más peliagudo, ya que una mala utilización de nuestra pulidora y puede que lo que queríamos arreglar termine siendo irrecuperable. En este punto debo hacer una aclaración sobre el trabajo que yo he realizado. Los arañazos que yo tenía en mi coche eran como un cambio de color, la pintura de mi coche es gris y a la luz del sol podían verse los arañazos en un color gris mucho más claro (casi blanco diría yo) con lo que mi principal idea era eliminar ese cambio de color. Por eso mismo decidí empezar directamente con el pad de pulido y el polish medio, para luego pasar al pad y polish de acabado. Mi opción de saltarme el primer paso (Pad y polish de corte) ha conseguido eliminar esa diferencia de color que yo buscaba, pero no me ha eliminado los arañazos más profundos en la carrocería.

Una vez terminé este paso, y tras unos dolores de espalda y de manos ocasionados por la pulidora y sus 3Kg tocaba el último paso, ya que una vez hecho el pulido y haber recuperado al máximo nuestro color y los desperfectos en la carrocería es más que recomendable añadirle una protección extra a la pintura, para así alargar al máximo la durabilidad de nuestro trabajo. Esa protección no es otra que la cera. Este fue otro de los pasos “sencillos” de realizar, lo que debemos tener en cuenta sobre todo son los consejos del fabricante, porque dependiendo el tipo de cera y el fabricante los tiempos a mantener antes de quitar dicha cera pueden variar. En mi caso la elegida fue una Soft99 especial para colores claros, que si nos ponemos quisquillosos no podríamos llamarla cera, sino sellante, ya que no es una cera natural, pero bueno, así nos entendemos mejor todos ;).

La experiencia en sí ha sido muy enriquecedora, eso no voy a negarlo, sobre todo partiendo del hecho de que nunca en mi vida había tocado una pulidora y que ahora mirando el coche me siento más que orgulloso del trabajo realizado, al ver casi la mayoría de los arañazos desaparecidos y al ver el agua troleada por culpa de la cera, pero no voy a mentiros, aún me queda bastante para volver a realizar este trabajo.

A este tipo de troleo me refiero.

También es cierto que mi experiencia como detailer ha sido bastante corta, y que quizá he pasado muy por encima de muchos detalles, como marcas, tipos de productos más en profundidad y demás, pero esta entrada solo trataba de una experiencia más vivida junto a nuestros coches, porque por más que queramos, no todo en esta vida pueden ser tramos, circuitos y cuchillos entre los dientes.

Espero que no seáis muy duros con mi forma de limpiar el coche, he prometido que a partir de ahora lo limpiaré con sumo cuidado, sobre todo una vez que saquemos nuestra próxima entrada del detailing, siendo claros y concisos, hablando de marcas, modelos y demás, ¿queréis leerla? Tendréis que esperar un poco más aún. Sin más, me despido de vosotros, no sin antes recordaros que cuidado limpiando el coche, que la solución no sale barata 😛 .

NDLR: Sentimos mucho comunicaros que tras la lectura de esta entrada no saldréis de aquí con un diploma de detailer y listos para trabajar sin miedo a nada, esto no son más que las experiencias vividas por uno de nuestros redactores. 4Wheels 4Fun y Kevin Martínez no se hacen responsables en ningún caso de los daños que puedan ser producidos tras la práctica de las técnicas citadas en esta entrada.

Anuncios

2 comentarios en “El mundo del detailing; detailer a la fuerza

  1. El tema del detailing esta muy bien, pero ojo! que se puede convertir en una obsesión. Sin ir más lejos mi S13 va bastante apañado, lo tengo a modo postureta (no le faltan tampoco sus sesiones de drift), va bien encerado siempre (como mandan los cánones), pero procuro no obsesionarme.
    Por eso tengo también el honda ek swap k20, vaciado y con sus slicks sanos (en honor a mi primer coche), y no tengo problema si después de hacerme unas curvas los restos de ferodo y las virutas de slick me manchan el coche, es su seña de identidad.
    Cualquier coche que se use se ensucia.
    Un saludo!

    Me gusta

  2. Pingback: Un año ya | 4 Wheels 4 Fun

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.