La NO entrada de FuelWasters

Hoy os volvemos a traer una nueva colaboración, una colaboración especial, y no por ser quien es, que también, sino por ser lo que es, una fruta, una fruta que habla, una fruta que conduce, una fruta petrolhead, una fruta que todos conocéis, el Sr. Pera. Os dijimos que traeríamos a alguien que había conseguido que la gente cambiase la palabra quemado o petrolhead por la del nombre de su blog, y como lo prometido es deuda, aquí tenéis la entrada del creador de uno de nuestros blogs amigos, FuelWasters.

diooossss

Ellos no han sido…

Hoy escribo fuera de casa, hoy me han invitado a escribir en 4Wheels 4Fun, este blog tan majo que se han montado unos amiguetes que siguen el blog que llevo escribiendo unos cuantos añitos. Y claro, viene uno vestido con cualquier cosa, invitado a casa ajena, y no sabe dónde meterse…

Me dijeron que escribiera sobre cualquier cosa que se me ocurriera, sobre alguna entrada descartada de FuelWasters, sobre alguna cosa que no me quepa en mi blog, sobre algo que nunca pudiera publicar, ¡sobre lo que quiera! Y claro, para una persona tan dispersa como yo, dar rienda suelta a su creatividad es lo peor que se puede hacer, porque no sabes por dónde empezar, y menos dónde quieres acabar.

No puedo tratar aquí temas que me dejara en el tintero de FuelWasters por una simple razón: Lo que allí no tiene calidad suficiente, aquí tampoco la tiene. No puedo ponerme aquí a hablar del miedo que siento a seguir corriendo como lo venimos haciendo hasta ahora, ni contar que el nivel que hemos cogido entre los amigos (a base de mejorarnos unos a otros) empieza a ser peligroso y el sentido común nos obliga a dejar de practicar ciertas cosas o correr en determinados sitios. Tampoco puedo ponerme a explicar que parte del problema es que nos hemos ido picando unos con otros hasta armarnos coches que son más rápidos de lo que nosotros somos capaces de conducir con sobrada solvencia, y que sin tener potencias escandalosas, sí logramos que pasen por las curvas a velocidades bastante elevadas, pero con un nerviosismo que pone los pelos de punta. No puedo reconocer abiertamente que nos hemos metido en un callejón sin salida en el que si queremos ir para adelante nos espera la galleta definitiva, y si queremos ir para atrás nos toca recular y hacer las paces con coches menos rápidos pero más divertidos, o fáciles de conducir, o lo que sea (aún no hemos llegado a la solución). Hablar de todo eso sería chafar la fiesta a algunos, así que no hablemos de nuestros miedos.

Será mejor que recurramos a algo más conocido y busquemos temas que sabemos que a todos nos gustan más… Pero tampoco quiero hablar de un tema tan manido como la diversión de los coches en miniatura, si bien es verdad que últimamente pienso en ellos cada vez más. Siempre que tengo la oportunidad de subirme a una pelotilla tipo Cinquecento Sporting, Nissan Micra, o Smart Roadster, se me pone una sonrisa gamberra en la boca y no puedo parar de conducirlos de un lado a otro… Pero es verdad que cuando acabo la sesión, siento ansias de multiplicar esas sensaciones, de que empujaran con la fuerza de un 6 cilindros, que fueran trasera, que tuvieran más chasis… en definitiva, que corriesen como el coche que ya tengo, y termino otra vez montado en mi coche disfrutando de sus excesos y viendo que cada vez me la estoy jugando un poco más, y que debería cambiarlo por una pelotilla de aquellas donde uno se divierte a la mitad de velocidad. Eso ya está muy visto. Además, no es verdad del todo, siempre estoy tentado de hacerlo pero luego cuando me monto en uno y me monto en otro, la rabia del que tengo y sus emociones de “andate con ojo que en la siguiente te calzas la galleta definitiva” no me las va a dar un utilitario peleón, o al menos en la misma medida, así que lo acabo descartando. Mejor hablemos de otra cosa.

Smart Roadster

¿Quién dijo que los smart no eran divertidos? Ojito con éste.

Me pongo a repasar los temas de los que ya he hablado en FuelWasters, para comprobar los que me dejo en el tintero, y no saco nada en claro. Será mejor que repase entre las pruebas que hicimos para darnos cuenta de cosas que no hayamos dicho, por cualquier motivo.

No puedo contar que el Corvette Z06 nos cambió la vida a todos los que lo probamos, y que su veneno nos ha puesto en la memoria un nuevo punto de referencia en velocidad, en brutalidad, en agresividad y en ganas de matarse, por lo que todo lo que probamos después de aquello nos sabe a poco, y aunque nos parezca muy rápido, muy glorioso, muy racing, y muy todo, nunca lo será tanto como aquellos días en que parecía que nada estaría bajo control jamás, aunque fueras despacio, aunque fueras muy rápido, aunque tuvieras cuidado.

Corvette Z06

Probar este monstruo hasta arriba de esteroides supone un antes y un después.

No puedo contar que el M5 V10 nos pareció una máquina deliciosa para correr cuando quieres y para no correr cuando no quieres, pero que es muchísimo mejor si se la compra otro y te la deja conducir de vez en cuando, que tener que lidiar con sus carísimas (y a veces frecuentes) averías. Porque la idea de conducir una berlina premium con todos los gadgets, pero que cuando le das a un botón y hundes el pie empieza a sonar agudo y rabioso como un Fórmula 1, es algo difícil de igualar. Además se controlaba con la facilidad de un videojuego, podías ir de lado con total control, arrimarte o alejarte del bordillo, y siempre tenerlo todo en su sitio, mientras levantas una zorrera de humo a tu paso que no es ni medio normal… Pero de repente el motor suena raro, los casquillos hacen ruido al arrancar, la caja de cambios te dice que hoy tiene el día tonto… y todo eso cuesta muchísimos euros. Y a mí, los euros me suponen muchísimo trabajo. Pero hablar de eso levantaría ampollas en algunos sectores más “protestantes”.

BMW M5 drift

Doctor Jekyll y Mister Hide en persona; cómodo y elegante, y bruto y alocado a la vez.

No puedo contar que una vez probando un coche de más de 100.000 euros un corzo saltó delante del coche y no pude más que frenar y dejar que rodara por encima del techo, que hiciera un backflip y cayera de pie justo detrás, huyendo de allí dando saltitos como si le estuvieran grabando (tanto el corzo como el coche salieron totalmente ilesos, de forma milagrosa). Eso sería de mal gusto y haría que no me dejasen más coches para probar…

Y es que hay muchas cosas que no puedo contar allí, y que por supuesto tampoco debo contar aquí. Hablar de que el swap de motor de mi Mitsubishi Colt acabó con mi paciencia y que realmente lo abandoné por falta de ganas sería pegarme un tiro en un pie. Pero como en unos días publicaremos que ahora está en casa de un amigo, y que ese amigo le va a dar una segunda oportunidad acabando el montaje del motor (que dejé a puntito nada más) y probando a ver si ya no hace aquel ruido, mejor no lo cuento todavía por aquí. Ese amigo es el que me introdujo en esto de los coches, es quien más horas le echó a Miguelito en sus inicios, y antes de desquiciarme con el coche, se merecía que se lo regalase y él se encargase personalmente de revivirlo o rematarlo.

Se acumulan en el tintero tantas cosas durante estos 7 años de vida de FuelWasters, que uno no sabe qué contar y qué no… Porque la mayoría de esas cosas no se deben saber por ahí, y si por algún motivo decidí callarlas en FuelWasters, no sé por qué debería contarlas en 4Wheels 4Fun… Total, para una vez que me invitan a salir de casa, a ver si lo voy a hacer mal…

En definitiva, no sé de qué demonios hablar.

Sr. Pera

Anuncios

5 comentarios en “La NO entrada de FuelWasters

  1. Yo ya me he hecho mayor, lo que tiene ser padre de familia, querría correr pero uno ya no tiene tantos reflejos, ni tiempo ni dinero, pero la pasión por los coches no me la quita nadie, siempre será así, tendré que apuntarme a las concentraciones de clásicos… aun así os envidio quien pudiera…..

    Le gusta a 1 persona

    • Lo primero, gracias por leernos y comentar.

      En cuanto a lo de correr, la falta de dinero y de tiempo es algo que nos afecta a todos, por desgracia (es un vicio caro y hay que trabajar para pagarlo, lo que te resta mucho tiempo, si a eso le sumamos la familia…). El tema de reflejos, si encuentras a un grupo de gente que respete a los demás corredores no creo que sea un problema, es más, seguro que te sorprenderías a ti mismo de tu velocidad, y de paso aleccionarías a más de uno.

      Sobre el tema de apuntarse a concentraciones de clásicos, es algo que nosotros también queremos hacer. Si además, incluye una ruta o un rally de regularidad, mejor que mejor (además, aquí los reflejos cuentan menos 😉 ).

      Un saludo!

      Me gusta

  2. Pingback: Un año ya | 4 Wheels 4 Fun

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.