No tengas miedo a los híbridos

Tranquilos chicos, no os asustéis, no voy a hablaros del Toyota Prius o sus equivalentes (aunque se menciona un Toyota híbrido), sino de algo que encaja mucho mejor en el espíritu de este blog. Voy a hablaros de coches deportivos que tienen un buen motor atmosférico acompañado de un motor eléctrico, coches como el Ferrari LaFerrari.

ferrari-laferrari-fxx-k_100491948_h

¿Quién dijo que un híbrido no podía ser divertido?

Pero antes de entrar en faena, pongámonos en situación.

De un tiempo a esta parte, los motores atmosféricos han empezado a desaparecer del mercado automovilístico por culpa de una normativa anticontaminación que permite a los motores turboalimentados homologar unos consumos ridículos, debido a que las condiciones del examen de dicha homologación son completamente irreales, consumos que en la vida real son hasta un 30% superiores a los indicados en la ficha, haciendo que esos coches tan eficientes sobre el papel, de facto, no superasen ni siquiera la Euro 3.

La consecuencia más evidente ha sido la miniaturización de los motores, siendo los V10 sustituidos por V8 turboalimentados, los V8 por motores de seis cilindros y estos por unos de cuatro pucheros. Es lo que en este mundo llamamos downsizing.

Pero como bien ha demostrado Mazda con sus últimos motores gasolina atmosféricos de la generación SKYACTIVE, un motor de aspiración natural que esté bien diseñado puede lograr consumos realmente bajos en la vida real, y mucho menos influenciados por el tipo de conducción que los turboalimentados equivalentes en potencia, que disparan sus consumos a nada que apures un poco las marchas, algo que es muy normal en lugares en los que la orografía es muy accidentada.

TokioMS-MazdaRX

Mazda incluso sigue apostando por el motor Wankel. Me encantaría que el nuevo RX fuese híbrido si el motor rotativo es atmosférico.

Por eso creo que si la normativa fuese mucho más real, tendríamos más motores atmosféricos en la calle, que en caso de tener que rebajar sus consumos en un futuro debido a unas leyes cada vez más exigentes, podrían pasar a ser coches con motor de aspiración natural apoyados por un motor eléctrico. Vamos, lo que conocemos como híbridos.

Sé que para muchos esto sigue siendo un sacrilegio, que eso de “hibridar” un coche deportivo les produce urticaria, y maldicen al ingeniero al que se le ocurrió semejante desvarío.

Yo, en cambio, le veo muchísimas ventajas, es más, (abro paraguas para la lluvia de críticas) prefiero que un coche con motor atmosférico sea sustituido por uno con motor atmosférico con apoyo de uno eléctrico a que lo reemplace uno turboalimentado. Vamos, que yo, en vez de turbar el 458 para convertirlo en 488 lo habría hibridado, manteniendo el motor atmosférico rabioso.

Sé que en ese caso en particular la hibridación sería algo inviable, pues el coche no estaba diseñado para acoger las baterías ni el motor eléctrico, con lo que el rediseño necesario para ello sería muy profundo. Pero sí que sería posible para la próxima generación del V8 de motor central.

Me gustaría ver que Ferrari se olvida de los turbos que apagan el sonido del motor (otra cosa es que el escape suene más y mejor por lo trabajado que está) y saca un coche con tecnología de F1 (sí, sé que los F1 llevan turbos), pero aplicada a un motor con el sonido metálico típico de la casa, con una respuesta al acelerador instantánea típica de los atmosféricos, un motor apoyado, además, por uno eléctrico que cubriese las “carencias” de un motor de aspiración natural con ganas de subir de vueltas; el par en bajas.

De ese modo obtendríamos un motor con una curva de par llena, desde el ralentí hasta el corte, logrando las ventajas de un motor “gordo” típico americano combinadas con la alegría de subir vueltas de un motor europeo o japonés. Sería un motor más deportivo, y además más “ecológico” porque parte de su empuje vendría dado por el motor eléctrico, con lo que evitaríamos parte del esfuerzo al motor de combustión, esfuerzo que se traduce en consumo.

Obviamente esta tecnología tiene sus desventajas, como el sobrepeso que implican las baterías, cables y demás (aunque el turbar también implique el sobrepeso del tubo, su intercooler, tubos extra etc.). Además, no haría falta que el coche se moviera en modo eléctrico puro, como hace el P1 de McLaren, con lo que la capacidad de las baterías a emplear no tiene por qué ser enorme.

Vamos, que mi idea del deportivo del futuro (casi presente) sería el concepto que Toyota llevó al WEC (Campeonato Mundial de Resistencia) en su regreso allá por el 2012, pero trasladado a la calle. A diferencia de sus competidores, los nipones prefirieron que su TS030 (recordemos que los LMP1 son en la actualidad híbridos) no fuese movido por un motor turboalimentado, ni mucho menos diésel (sí, Audi, eso va por ti), sino un atmosférico gasolina, un V8.

Toyota_TS030_Hybrid_2012_WEC_Fuji_FP1

Toyota yendo a contracorriente con su V8 atmosférico en un mundo dominado por TDIs. ¿Os suena?

Vale, algunos me diréis que no ganó las 24h de Le Mans, y estaríais en lo cierto, pero no fue cosa de su arquitectura, sino de competir con 2 coches cuando sus rivales lo hacían con 3 (“Un coche se romperá, el otro se accidentará y el tercero, si tienes suerte y es rápido, ganará” dicta el dicho). De hecho, el Toyota con dorsal 7 lideró la carrera durante gran parte de la misma, demostrando que no hace falta tener un “minimotor” para ser eficiente.

Si de mí dependiera, el R8 no estrenaría un V6 turbo, Lamborghini no sustituiría su glorioso V10 por un V8 sobrealimentado y BMW seguiría empleando esos motores atmosféricos con sonido metálico (y sin recurrir a los altavoces) que tanta fama le han dado hace no tanto, todos apoyados por un motor eléctrico que les ayudase a superar la exigente normativa anticontaminación.

Pero como no depende de mí, toca disfrutar de los pocos atmosféricos que aún quedan en el mercado, porque tienen los días contados, y conservar y mimar los que poseemos en la actualidad, pues en nada serán poco menos que una reliquia, algo más raro de ver que un teléfono móvil no inteligente. Todo mientras aguardamos a un futuro que, queramos o no, será eléctrico.

Anuncios

3 comentarios en “No tengas miedo a los híbridos

  1. Pingback: Un año ya | 4 Wheels 4 Fun
  2. Pingback: La dieselización de la gasolina | 4 Wheels 4 Fun
  3. Pingback: De la dieselización a la hibridación | 4 Wheels 4 Fun

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.