Carreras en la nieve. Crónica de unas no-tandas

Como sabéis, el pasado 27 de febrero tenía planeado participar en unas tandas que organizaban los chicos de Fast and Nice en el circuito de Kotarr. Antes de eso, la idea era la de juntarse en un lugar y participar en una ruta cuya meta sería el trazado burgalés.

DCIM104GOPRO

Así es la recta de Kotarr .

Pero, una semana antes del evento empezaron a llegar noticias sobre las previsiones meteorológicas para ese día, y mi corazón empezó a acelerarse, en una mezcla de nerviosismo y ganas, ya que esas previsiones anunciaban lluvia, y lo que realmente aumentó mi ritmo cardíaco, nieve.

En un principio esta “pimienta” extra hizo que mi interés en las tandas fuese mayor, pues nunca había rodado sobre mojado, y mucho menos sobre nieve, así que mi rutina pre-tandas apenas varió.

A medida que se acercaba la fecha en cambio, las noticias que llegaban sobre el temporal que se acercaba hacían que mi nerviosismo acrecentara hasta tal punto, que el día anterior al viaje decliné asistir a la ruta debido a la alerta por nieve que estaba anunciada para la zona. Y me fastidió hacerlo.

Me fastidió  porque nunca había hecho una ruta de ese estilo, en la que se juntan “pepinos”, conducidos por quemados, con la intención de realizar un viaje por carreteras secundarias cuyo destino es un circuito, pero esta vez la sensatez pudo a la pasión, en un intento de minimizar los posibles daños de quedarme tirado en una carretera que no conozco, a casi dos horas del circuito al que deseaba ir y lo que es peor, a casi 3 de casa. Que varias personas con las que debía juntarme en el inicio de esta ruta se “cayeran” de la lista de participantes (como uno de los integrantes del equipo de Planeta del Motor), sólo sirvió para cimentar una decisión que me parecía lógica.

Pero las tandas seguían en pie. No quería dejar pasar la oportunidad de rodar en mojado, en unas tandas que ya había pagado (aunque no fuese un dineral), por lo que el plan inicial seguía en marcha a pesar del “ligero” cambio que había sufrido.

CcKSWd2XEAIamfl

Preparando las cosas.

Así pues, el día anterior, después de volver de trabajar, me puse a preparar las cosas que debía llevar al circuito: casco, botas, cámara, cubre-matrículas y la comida. Obviamente, incluí un par de paraguas para mí y mi acompañante, pues la idea era ver a los demás participantes mientras nosotros no corriésemos.

Decidí que quería estar sobre las doce en el circuito, para irme metiendo poco a poco en el ambiente e ir calentándome para así estar a tope para cuando me tocará entrar a correr, a eso de las dos. Además, había quedado con un compañero de SoloBMWE36 (podréis leer la crónica de las tandas en su web próximamente, cuyo enlace pondremos aquí), que aparecería por allí a esa hora, con lo que ya tenía plan.

Todo pintaba bien. Tenía la hora de salida establecida, las 8.30 de la mañana, para ir con margen de tiempo (el viaje son unas 2 horas y 45 minutos) y poder conducir con tranquilidad con una climatología que se antojaba adversa. Además, al tener otras dos horas extra hasta mi entrada a circuito, decidí que la hora de llegada sería flexible, que no me la jugaría por estar allí a las 12.

Mientras cenaba, veía que el aviso amarillo por nieve se extendía por toda la mitad norte de la península.  Eso me alteró un poco más los nervios, aunque tampoco demasiado, ya que lo tenía todo bastante bien sujeto.

Y llegó el día. Me levanté, desayuné y bajé al garaje para arrancar el coche y que se fuese calentando poco a poco mientras reordenaba las cosas del maletero y del habitáculo de tal forma que no se movieran en el circuito (os sorprendería saber la velocidad que coge cualquier objeto suelto, y lo peligroso que puede resultar). Así no tendría que hacerlo allí, mientras me mojaba. Encendí el GPS (aunque me sé el camino de sobra, nunca está de más) y empecé el camino.

nieve

Así estaba la nieve al principio.

Como era de esperar, llovía, y mucho, aunque no era nada que no hubiera visto antes, que para algo soy vasco XD. A medida que los kilómetros iban avanzando, me daba cuenta de que el tiempo cada vez era peor, y que la carretera empezaba a saturarse de agua, creando charcos y ríos que cruzaban ambos carriles de la calzada. Y comenzaron los sustos.

Por alguna extraña razón (seguro que no es extraña, pero ya me entendéis), todos y cada uno de los puentes que cruzaban por encima la carretera por la que circulaba, hacían que se acumulase una gran cantidad de agua debajo de ellos, encontrándome, de repente, surcando (y la palabra está escogida con toda la intención) unos charcos que tenían una profundidad que imposibilitaba que mis neumáticos desalojasen tanta cantidad de agua en tan poco tiempo, con lo que en un par de ocasiones noté cómo el volante se aligeraba, síntoma claro de que las ruedas perdían agarre a pesar de ir despacio.

A medida que atravesaba Gipuzkoa y me acercaba a Navarra, el agua empezó a convertirse en nieve. Al principio lo agradecí, ya que caía con menos intensidad que el agua y no se acumulaba en el asfalto tanto como lo hacía ésta. Además, pensé que los quitanieves retirarían la poca que se acumulase en el asfalto. Iluso de mí.

Pronto la nieve empezó a coger cuerpo, y lo que me había parecido algo tranquilizante empezó a tornarse en estresante. Según me acercaba a Vitoria-Gasteiz, la nieve iba ocupando más centímetros de la calzada. Al principio sólo llenaban los arcenes, algo que más allá de estrechar un poco tu carril efectivo (siempre te acercas más a la línea divisoria en esos casos), no suponía un gran problema. Pero, la nieve que hacía que el paisaje que nos rodeaba fuese tan bonito, iba cobrando protagonismo, convirtiendo el negro asfalto en algo cada vez menos negro y más blanco.

El coche marcaba una temperatura exterior de 0º, y lo que hace un instante era una autovía con dos carriles por sentido, se transformó en una carretera con un carril para cada uno de ellos, haciendo que camiones y coches compartiésemos calzada, como si de una nacional se tratase, con el agravante de que era imposible realizar un adelantamiento.

El viento que hacía tampoco ayudaba a nada. Algunas rachas eran bastante violentas y te movían el coche de forma significativa. Además, hacía que la nieve que caía viniese “ladeada”, reduciendo la visibilidad. Curiosamente, muchos coches iban con las luces apagadas. Parece que soy de los pocos humanos que no dispone de visión por infrarrojos.

Después de una hora de viaje, y viendo que el tiempo iba a peor en vez de mejorar, y sabiendo cómo suele estar la zona burgalesa, me acojoné (o entré en razón) y decidí que no merecía la pena seguir adelante con el viaje (todavía me faltaban otras 2 horas). Salí por la primera salida que encontré y me paré a echarle unas fotos al coche en un polígono industrial cercano (al menos tenía que justificar los kilómetros hechos).

Renault Clio 197

Mojadito luce más sexy.

El ver en qué estado estaban las carreteras que no eran de la red viaria principal me confirmó que, a pesar de que me dolió darme la vuelta, fue la decisión correcta, sobre todo porque al volver del circuito me habría pillado la noche, lo que habría complicado más las cosas si cabe.

Al llegar a casa con las orejas gachas y el rabo entre las patas, me enteré de que la zona de Kotarr estaba despejada de nieve, incluso la pista estaba casi seca, con lo que habría podido rodar con total normalidad. El problema no estaba en el circuito, sino en llegar hasta allí.

Y así es cómo uno decide aparcar su pasión y utilizar un poco la cabeza, que no sirve únicamente para llevar casco. Así fue como comprendí que era preferible perder los 45€ que había pagado por las tandas a jugarme un golpe tonto (tonto, pero caro, o no tan tonto y más caro aún) con mi coche de diario, con el que voy a trabajar, mi único coche.

Estoy seguro de que alguno en mi situación hubiera tirado para delante, y quizá habría llegado sano y salvo y con el coche entero (o quizá no, esa es la cuestión). Puede que pecase de cauto, pero lo que es un hecho es que mi coche está como salió del garaje por la mañana, y que el circuito no se va a mover de donde está. Ya iré a la próxima.

PD: Quisiera aprovechar este artículo para pedir a la gente que vive en zonas en las que es habitual que nieve y que deja su coche en la calle, que cuando lo cojan, le quiten la capa de nieve que se ha acumulado en el techo, porque de lo contrario va desprendiéndose mientras conducen, con lo que ponen en riesgo a los que van detrás, como me sucedió a mí con un par de coches, que me obligaron a aumentar bastante la distancia de seguridad para evitar que los restos que iban soltando impactasen con la carrocería de mi Clio.

Anuncios

7 comentarios en “Carreras en la nieve. Crónica de unas no-tandas

  1. Creo que hiciste lo correcto. En el momento en el que empiezas a conducir con nerviosismo, es cuando te puedes llevar un susto. Una pena el día de quemados frustrado, y una pena no haber podido conocerte en esta ocasión 😦

    Que al menos sirva para coger las próximas con más ganas!

    Le gusta a 1 persona

    • Pues sí, aunque me doliera hacerlo creo que hice bien. El único golpe que he tenido en mi vida ha sido por exceso de confianza, y no quería repetir la jugada. XD.

      Y sí, yo también tengo ganas de conocerte. EL pique Fiesta ST Clio RS nos está esperando. 😉

      Me gusta

    • Jajajajaja. Cómo se nota que no me conoces. Puede que tu hubieses tirado para adelante, pero yo he tenido alguna mala experiencia por el típico “bah, no es para tanto”, con la diferencia de que esa experiencia fue con mi segundo coche, no con el que uso para todo (incluso trabajar).

      Gracias por comentar. Espero que te guste el blog y todo lo que ponemos en él. Saludos.

      Me gusta

  2. Pingback: Crónica Track Parade 2016 | 4 Wheels 4 Fun

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s