SUVs: ¿nos estamos volviendo locos?

Ante el éxito del que están disfrutando los SUVs de diferentes tamaños y precios, quiero explicaros cuál ha sido mi experiencia con ellos (bueno, con uno en concreto).

bmw-x3

Por circunstancias de la vida, he tenido la “suerte” de conducir un BMW X3 3.0xd en diferentes ocasiones, habiéndolo probado por ciudad, autovías y autopistas, incluso en puertos de montaña donde se disputan rallyes y subidas, cuyo trazado es sinuoso y estrecho.

En ciudad no tuve excesivos problemas, pues a pesar de ser grande, el ir sentado tan alto me permitía ver bien lo que me rodeaba. Eso sí, los amortiguadores me parecieron muy secos, notando muchísimo el “golpe” que se lleva la amortiguación cada vez que pasas por un resalte, algo normal teniendo en cuenta que están condicionados a sujetar la carrocería en curvas, impidiendo una inclinación excesiva, y eso a pesar de que los neumáticos que equipaba el X3 tenían bastante balón o perfil, no me quiero imaginar cómo será conducir uno de estos con neumáticos prestacionales. Por lo demás, el no estar acostumbrado a una mecánica diésel “gorda” hacía que me sintiera en un camión, aunque no sonaba mal (me gusta cómo suenan los camiones).

En autovías y autopistas es donde mejor se desenvolvía, se notaba que estaba diseñado para recorrerse países de punta a punta. Aunque no es un factor que me importe demasiado (estoy acostumbrado a hacer viajes en el Clio), es cierto que en viajes largos se agradece la comodidad.

JUKE-R

También hay SUVs incómodos, como el Juke-R, aunque lo compensa con creces con su brutalidad. ¿Que esta foto no viene a cuento? Ya, ¿y? Estos engendros me molan.

La curva de par del X3 me permitía meter sexta en una caja de cambios de relaciones larguísimas haciendo que el motor estuviera siempre a bajas vueltas a velocidades legales (se notaba que está diseñado para las Autobahn alemanas), bajando la rumorosidad en el habitáculo. Los peajes con los que me cruzaba hacían que tuviera que emprender la marcha empleando las primeras velocidades, con lo que a pesar de no notar una potencia exagerada (la masa del coche penaliza la respuesta del motor), el “poderío” del sonido de la mecánica de un diésel “gordo” hacía que me sintiera “importante” en las aceleraciones fuertes.

Todavía no había notado nada diferente a lo que sientes conduciendo una berlina grande. Hasta que tuve que cruzar el puerto de Urraki, conocido por ser un puerto en el que se celebra una de las Subidas más espectaculares del Campeonato de Euskadi. Fue en ese tramo de carreteras sinuosas donde me llevé EL chasco. Es obvio que un SUV jamás podrá pasar por una curva a la velocidad a la que lo hace una berlina equivalente, las leyes físicas no perdonan, pero no me esperaba encontrarme algo tan torpe ¡y eso que el asfalto estaba seco!

Todas las frenadas que hacía para poder negociar la curva posterior hacían que las ruedas delanteras “arrastrasen” de una forma exagerada. Tal era su torpeza que en un par de ocasiones pensé que me la pegaba, a pesar de que iba despacísimo.

En las curvas propiamente dichas tampoco me daba la confianza suficiente como para ir a una velocidad adecuada para la carretera en la que estaba. Creo que si hubiera habido tráfico lo habría entorpecido.

Es posible que la culpa fuera mía, que no fuese con la mentalidad SUV, pero si un X3 de gama bastante alta, de una BMW que se supone que hace los vehículos más dinámicos de cada segmento es tan torpe, ¿cómo será un SUV que ya no busque ningún tipo de dinamismo? No me gustaría tener que conducir uno de esos.

Vale, es cierto, la altura libre extra le puede venir bien a la gente que necesita pasar por caminos no asfaltados (aunque un familiar todocamino como los Allroad de Audi o Scout de Skoda cumplen de sobra ese cometido), pero la gran mayoría de la gente los compra por puro capricho, por pura estética. Hay incluso que te argumenta que son más seguros que una berlina equivalente, pues creen de verdad que el tamaño da seguridad.

De lo que se olvidan, es que las leyes físicas dictan que un objeto pesado con un centro de gravedad alto será más “inestable” que uno más ligero con un centro de gravedad más bajo, con lo que será más torpe a la hora de conducirlo y además, frenará peor. Y eso, amigos míos, es perder puntos en la seguridad activa (la que impide que tengas un accidente), que es la más importante.

grand-cherokee-overland-roll-over

Sé que está sacado de contexto, que el test estaba manipulado, pero ilustra bien lo que digo.

Mientras no cambiemos de mentalidad, seguiremos comprando unos vehículos menos eficientes y mucho más caros de mantener, ya que sus consumibles (como los neumáticos) son más caros que los de un coche equivalente, pues han de poder acelerar, frenar y mantener dentro del asfalto algo mucho más pesado. Y esto también lo olvida la gente… Hasta que le toca cambiarlos. Es entonces, y solo entonces, cuando a alguien le tocas la cartera, cuando se da cuenta del error de haber elegido un SUV cuando un coche equivalente le ofrecía lo mismo a un precio menor.

Y mientras tanto, los fabricantes de coches tan contentos, porque con los SUVs tienen un mayor margen económico, ganan más dinero con ellos que lo que ganan con los coches de toda la vida. Saben que aunque inflen los precios la gente se los quitará de las manos.

Yo solo les veo dos ventajas a estos vehículos. Una es que la mayor altura hace que entrar y salir del coche es más sencillo para gente poco ágil y/o con movilidad reducida, como puede ser la gente mayor, o las que sufran de la espalda.

Y la segunda ventaja, la más divertida para los quemados, es que gracias a la alta rentabilidad de los SUVs, las marcas pueden “volverse locas” y dejar de dar tanta importancia al departamento contable, sacando coches que no son rentables de por sí (otra cosa es la imagen y la publicidad que consigues con ellos), como son el 911 GT3 o el Cayman GT4 de Porsche, solo posibles gracias a las espectaculares ventas del Cayenne y Macan.

Al final va a resultar que los SUVs no son tan malos como yo pensaba…

Anuncios

12 comentarios en “SUVs: ¿nos estamos volviendo locos?

  1. Me ha encantado el artículo porque estoy completamente de acuerdo. Me alucina que hagan publicidad del nuevo, magestuoso y caro Volvo XC90 pero es de entender que da una imagen espectacular a la marca. Nunca compraría un SUV (que no es ni esto ni lo otro) pero hay que reconocer que hay algunos modelos que quitan el hipo.

    Le gusta a 1 persona

    • Completamente de acuerdo. El problema no son las marcas, son los clientes. Si nadie comprase SUVs no los anunciarían así. Y sí, es cierto que hay algunos que quitan el hipo, aunque cuando pienso lo bien que iría un coche con su motor y las horas de ingeniería de puesta a punto que reciben se me saltan las lágrimas.

      Me gusta

  2. En su día yo tuve la oportunidad de probar por carretera de montaña un ssangyong rexton gordo, diesel, y si no recuerdo mal, tracción 4 (al ser de renting iba a fuego siempre) estando trabajando fuera, hacia un camino dos veces por semana de unos 300 km en los que había 11 de autopista y lo demás… Estilo secundaria y montaña, venía de hacerlo siempre con un i30 del 2007 1.4 109 cv (del que no guardo un buen recuerdo dinámico) y reconozco que con la mole esta me lo pasé como un niño, tirándolo viendo como se dobla como sale bramando de cada curva, metiéndolo en la tierra en los tramos rectos que no tenían ni vertedera… Como un crio, ya me gustaría volver a probarlo en el mismo sitio…

    Saludos chavales!

    Le gusta a 1 persona

    • Bueno, ya has leído mi experiencia, y no fue muy agradable la verdad. Quizá sea que estoy acostumbrado a llevar coches decentes (aunque también te digo que ni con el Orion del 93 que tenemos en la familia he ido tan torpe, y es mucho decir, créeme).

      Me gusta

    • Veo que no soy el único que se llevó un chasco XD. ¿Quizá esperábamos mucho por ser un BMW? Puede, pero si el modelo más dinámico del mercado (en su segmento) va así de mal no quiero imaginarme uno que se considere torpe… Sudores fríos recorren mi piel.

      Me gusta

  3. Pingback: Experiencias extrañas: con un Ford Orion de tramos | 4 Wheels 4 Fun
  4. Pingback: Un año ya | 4 Wheels 4 Fun
  5. Pingback: Ingenieros de barra de bar | 4 Wheels 4 Fun
  6. Pingback: Guía para la compra de un coche nuevo | 4 Wheels 4 Fun
  7. Pingback: Nos llaman locos | 4Wheels 4Fun
  8. Pingback: Que comience el juego | 4Wheels 4Fun

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.